Las mallas para correr son en la actualidad unas prendas cómodas y transpirables, prácticamente una necesidad para cualquier corredor cuando bajan las temperaturas, ya sea principiante o experimentado. Pero ¿sabías que las mallas no siempre han sido tan populares?

En los años 70, las mallas eran vistas como una prenda de gimnasia y no eran muy comunes en la ropa de running. Sin embargo, a medida que el running se volvió más popular como deporte y forma de vida saludable, las mallas comenzaron a ganar terreno como la prenda perfecta para correr.

Hoy en día, las mallas para correr están disponibles en todas las formas, tamaños y colores imaginables. Puedes encontrar mallas con estampados divertidos, con refuerzos en las rodillas y en los glúteos, o incluso con bolsillos para llevar tus llaves o tu teléfono móvil.

Podemos encontrar diferentes factores a la hora de poder elegir nuestras mallas para correr. Y es que el empleo de las mallas cuando realizamos deporte ayuda a protegernos de rozaduras, como también, mejorar nuestra circulación o el movimiento al realizar el ejercicio.

Sujeción

Es importante que al utilizar mallas para correr ésta se ajuste al cuerpo para así podernos ofrecer la máxima comodidad posible.

La mejor opción es que no forme arrugas en el cuerpo y se adapte correctamente a la cadera para que quede bien en el cuerpo.

Largo de la malla

Podemos encontrar diferentes tipos del largo de la malla de los cuales más adelante hablaremos con más detenimiento. Dependiendo del largo, la utilización de la malla variará durante la estación del año en la que nos encontremos.

Material de la malla

Los materiales de las mallas suelen contar con una extensa variedad para poder elegir entre diferentes opciones. Entre las más demandadas, encontramos que las mallas para correr puedan ser transpirables en la mayoría de los casos como es el caso del Dri-Fit. 

Además, podemos encontrar diferentes tipos de tejidos como algunos que nos protejan de los rayos UV, entre otros casos.

Costuras

Cuando hablamos de ropa para correr es muy importante que nos fijemos en las costuras que podamos en la ropa que vayamos a utilizar para realizar nuestros ejercicios ya sea durante el gimnasio o en el exterior.

Con esto nos referimos a que las costuras han de ser planas y que no sobresalgan para que así podamos evitar rozaduras.

Si nos fijamos, la mayoría de las veces, la ropa de deporte mantiene estos detalles con el fin de mejorar y ayudar a los deportistas a que realicen deporte lo más cómodos posibles para no llegar a ocasionar problemas.

Pero no todo es color de rosa con las mallas. A veces, correr con ellas puede ser una verdadera aventura. ¿Alguna vez has tenido que lidiar con una malla que se desliza hacia abajo mientras corres? ¿O con una que se te queda atascada en el dedo del pie?

Pero a pesar de estos inconvenientes, no podemos negar que las mallas son una parte esencial de cualquier atuendo de running. Sin ellas, el running sería mucho menos divertido y cómodo. Así que, si eres un corredor, no olvides incluir un par de mallas en tu guardarropa deportivo. 

Y si no lo eres, tal vez sea el momento de darle una oportunidad a las mallas… ¡las calles te esperan!

Entradas recomendadas