consejos correr con frio
Hacer los estiramientos con suavidad es imprescindible para evitar daños fibrilares

Salir a correr en días fríos es en muchas ocasiones un éxito en sí mismo. Vencer a la pereza y renunciar al “calorcito” del hogar para calzarse las zapatillas y escaparse a sudar con esas temperaturas se puede considerar toda una victoria. En cualquier caso, para que no te pongas excusas a ti mismo y puedas continuar disfrutando del running con seguridad y diversión en los días más fríos del año, te ofrecemos estos consejos. ¡Toma nota!

▪ El calentamiento es innegociable. Si esta parte del entrenamiento ya es imprescindible de por sí, en el invierno debe convertirse en ritual. Cuando en temperaturas tan frías vamos a exigir tanto a nuestros músculos, necesitamos que éstos estén preparados y calientes para empezar un entrenamiento intenso. De lo contrario, podrías sufrir fácilmente microrroturas u otros daños en las fibras musculares. Es más, si vas apurado de tiempo y tienes que acortar el entrenamiento en beneficio del calentamiento, hazlo, pero no sacrifiques un buen calentamiento porque sino el riesgo de lesión va a aumentar. También es aconsejable el uso de alguna crema de efecto calor antes de empezar el entreno.

▪ Abrígate con inteligencia. Bien es cierto que a todos nos gusta ir cómodos a correr y que el invierno nos obliga a usar más material del deseado. Pero lo que parece un inconveniente podemos revertirlo y ponerlo a nuestro favor: utiliza con inteligencia las capas. En primer lugar, la capa que esté en contacto directo con nuestra piel debe ser transpirable y con costuras planas, lo que permitirá a la prenda absorber el sudor de nuestra piel y expulsarlo sin causarnos ningún roce. Encima de esa capa hay que utilizar otra que sea también transpirable, algún tipo de cortaviento o chaquetilla que expulse el sudor y a la vez tenga capacidad para retener el calor (no el sudor) generado por nuestro cuerpo. Por último, si es un día de lluvia, elige una chaqueta con membrana para evitar calarte esas capas inferiores y quedarte frío.

▪ Protege la cabeza y las manos. Otro consejo para salir a correr en días fríos es el uso obligado de guantes técnicos de running y de un gorro. Y es que tanto la cabeza como las manos son las dos partes por las que nuestro cuerpo pierde más calor. Protegiéndolas evitaremos que nuestra temperatura corporal caiga. También es aconsejable llevar un pañuelo deportivo al cuello que nos aporte “calorcito” extra.

▪ Estira con mucha suavidad. Los estiramientos posteriores a la sesión de entrenamiento debemos hacerlos suavemente y sin forzar lo más mínimo. Con las bajas temperaturas las fibras musculares son más sensibles y susceptibles de sufrir daños.  

▪ Correr por rutas conocidas. En los días de invierno muchos de vosotros seguramente tenéis que salir a horas intempestivas y con poca luz. Si es tu caso, trata de correr por lugares conocidos, rutas que domines y no te aventures con nuevos caminos. La noche y el frío no son los mejores aliados para ponerse a explorar.

▪ Evita el uso de auriculares. Como decíamos, si sales a correr de noche, la seguridad es uno de los aspectos a tener más en cuenta. Es necesario que tengamos los cinco sentidos puestos en lo que hacemos, y eso pasa por renunciar al uso de auriculares para tener los oídos libres y percibir cualquier tipo de peligro que pueda acecharnos, por ejemplo el motor de un vehículo.

▪ Acostúmbrate a entrenar con frontal. Si no estás familiarizado con los frontales para running, quizá es buen momento para hacerte con uno y acostumbrarte a correr con él. Es un elemento de seguridad imprescindible para correr en invierno y las marcas fabricantes cada vez logran modelos más ligeros y potentes. De verdad, pruébalo, cuando te acostumbras te olvidas de que lo llevas puesto.

También te puede interesar: Complementos alimenticios para corredores

Entradas recomendadas