Cada año nos pasa lo mismo. Acaba el verano, empezamos la temporada de running y, a la que empezamos a coger la forma, llegan las Navidades. Sin duda, son momentos donde suele ser difícil encontrar el momento para seguir sumando kms. Los encuentros familiares, las largas comidas y cenas son una dificultad más que hay que superar. Así como la ingesta de dulces. Y aquí es donde llega una de las preguntas más frecuentes entre runners por estas fechas: cuánto correr para quemar los turrones.

Cierto. No solo son los turrones el «problema» de estos días, pero como se trata del producto estrella, vamos a centrarnos en él para tomar conciencia de si debemos (o no) sumar algún kilómetro más a nuestro plan de entrenamiento.

Debemos tener en cuenta que una porción normal de turrón pesa entre 100 y 125 gramos, que equivalen aproximadamente a unas 500 kcal. Esta cantidad de energía es la equivalente a 8 panecillos, lo que nos da pistas sobre lo necesario que es mantener el control a la hora de ingerirlo.

Es importante no mezclarlo con bebidas azucaradas, ya que el turrón contiene de por sí muchos azúcares refinados; ni con grasas saturadas.

Además, se aconseja tomarlo a media mañana, puesto que así nuestro cuerpo podrá usar la energía que nos aportan durante el resto del día. Claro está que, si lo acompañamos de un buen entrenamiento, seremos capaces de aprovechar mucho mejor esas kcal. extras.

Y ahora, la gran pregunta: cuánto correr para quemar los turrones. La respuesta está ahí: si una porción equivale a 500 kcal, deberemos correr 45 minutos a 11km/h para poder consumir la misma cantidad de energía. A medida que aumentemos la velocidad, necesitaremos algo menos de tempo. Si alcanzamos los 14 km/h nos bastarán 30 minutos para quemar esas 500 kcal.

Si buscas más información sobre running y salud, no te pierdas nuestra sección en este enlace.

Entradas recomendadas