Mucho se ha hablado de los beneficios del running a nivel físico. La pérdida de peso, huesos más resistentes, músculos más fuertes, mayor agilidad, menos cansancio… Una larga lista de bondades que sin duda, merecen tener en cuenta si estás valorando empezar a sumar kms. Pero esto no es todo. Calzarse unas zapatillas y disfrutar de dar zancadas tiene otros beneficios. Y es que correr y la salud mental tienen mucho más a ver de lo que podrías pensar.

El running nos ayuda a reducir el estrés y está demostrado que las personas que practican deporte tienen hasta un 40% menos de posibilidades de sufrir depresión. Se ha evidenciado científicamente que la práctica deportiva nos ayuda a generar dopamina, endorfinas, serotonina y oxitocina. Todo esto genera una sensación de bienestar cuando practicamos deporte, además de facilitar la conciliación del sueño y aumentar nuestras habilidades sociales.

Pero los beneficios de correr y la salud mental no acaban ahí. Practicar running nos hace sentir mejor con nosotros mismos. Cuando nos marcamos un objetivo y lo cumplimos, se genera una autoconfianza muy positiva. Y no solo eso. Correr también nos permite despertar nuestra mente y olvidarnos de problemas, lo que favorece la concentración en aspectos realmente importantes.  De este modo, veremos cómo aumenta nuestra productividad y energía para hacer nuestras tareas.

Otro de los beneficios del running es el aumento de nuestra creatividad. Si nos encontramos ante una hoja en blanco y no somos capaces de inspirarnos, puede ser buena idea salir a disfrutar de una carrera a pie. Eso puede ayudarnos a despejar la mente y encontrar ideas que podremos trabajar después.

Antes de poner el punto y final, destacamos también que correr al aire libre nos ayuda a producir vitamina D, un nutriente que puede reducir las posibilidades de sufrir depresión.

Accede a más contenidos de running y salud en este enlace.

Para estar al día de nuestros contenidos, síguenos en Instagram.

Entradas recomendadas