ASICS Novablast 4. Y a la cuarta dijimos: ‘Eureka’

ASICS Novablast 4. Review, análisis y opinión. Imagino la actividad febril en la sede de Asics en Japón; diseñadores tras sus programas en 3D dando pábulo a sus devaneos oníricos. Ir y venir de departamentos. Mesas llenas de montones de tejidos, espumas, mallas y cordones que acabarán ensamblados en un producto, vete a saber cuándo. Posi-ts pegados por todos lados y un ritmo en general, desenfrenado, a pesar de que la mayoría de gente permanece pegada a sus pantallas llenas de garabatos con sus gafas haciendo equilibrios sobre la punta de la nariz. Y de ahí, sí, de ahí, ha salido la Novablast 4.

En esta Novablast 4, Asics ha conseguido aglutinar todo aquello que me gusta ver en una zapatilla de entrenamiento. En este caso; un peso ciertamente interesante (muy por debajo de los 300 gramos en mi número 44’5 o 11 USA), un apreciable comportamiento dinámico, y una amortiguación abundante que no me hace maldecir los últimos kilómetros de mi salida o carrera de larga distancia.

ASICS Novablast 4
La Asics Novablast 4 en color  Illuminate Green/Lime Burst

Año 2020, ahí empezó todo

Todavía (evidentemente) guardo aquella Novablast 1. Hablamos del año 2020 como si fuese algo verdaderamente lejano…                                                        Un modelo con una estética y personalidad apabullante. Era una zapatilla realmente rompedora. Nada tenía que ver con lo que había hecho Asics hasta la fecha. Ni siquiera tenía relación directa con aquellos inventos caros (Metarun o Metaride) y algo absurdos de corto recorrido, como constató su lacónica continuidad en el mercado. 

Bien es cierto que, como es habitual en Asics, cada nuevo modelo viene asociado a nuevas tecnologías. Unas tecnologías que respetando el orden jerárquico del catálogo, acaba por implementarse en el resto de gamas.

Aquella Novablast 1 vino acompañada de la espuma FlyteFoam Blast, que en definitiva, era quien le daba el nombre. Y ciertamente las sensaciones eran agradables e incluso (y más relevante) desconocidas dentro de Asics.                    Teníamos pues, una zapatilla muy ligera con perfiles altos y gran capacidad amortiguante. Pero más allá de estos pensamientos idealistas, la realidad puso de manifiesto una zapatilla con un diseño brutal, casi salido de la mesa de un estudio de diseño italiano del sector de la automoción (siempre me recordó a un Lamborghini) pero con una preocupante carencia en lo que se refiere a estabilidad. Era una zapatilla casi ‘inconducible’ -por seguir en el ámbito automovilístico-, si no íbamos en línea recta. 

La Novalbast 3 fue el detonante

Con la Novablast 3, llegó la primera revisión en profundidad. Se incorporó el FF Bast + (plus), más ligero si cabe, y con un cambio en la arquitectura de la mediasuela. Ya no lucía aquellos ‘excavados’ y recovecos en la espuma. Más al contrario, la mediasuela parecía inflada, dejando al descubierto unas aristas marcadas en positivo. Ganaba por tanto, en medidas exteriores y solucionaba sus enquistados problemas de estabilidad.

Nuevo giro de Asics con la Novablast 4

Con esta cuarta generación, la mediasuela -inesperadamente- vuelve a cambiar. Es decir, cada edición de Novablast, ha cambiado este elemento. Para mí, es un claro indicador de lo importante que es esta franquicia para Asics. De no ser así, no se entendería la gran inversión que representa la fabricación de nuevas matrices y moldes para fabricar la mediasuela. No obstante, sigue manteniendo la personalidad y la estética que hace prácticamente única a la Novablast dentro del catálogo de Kobe.

No quiero pasar por alto, que esta cuarta iteración, luce más comedida, algo reptiliana en un sentido puramente escultórico, aunque igualmente voluminosa, para tomar consciencia de un mayor pragmatismo. La Novablast, definitivamente se ha hecho mayor.

Siempre digo que Asics no se permite más de 2 versiones antes de tomar resoluciones de calado e incluso drásticas en cuanto a sus diseños. Si han de girar, rehacer o recomponer, lo hacen. La cuestión es hacerlo bien. Fallar rápido, fallar barato (esto es más complicado).

ASICS Novablast 4

Mismas prestaciones, más ecológica

La Novablast 4 viene con elementos que a priori, apuntan a una mayor sostenibilidad, de ahí que la suela contenga el distintivo ECO en su nombre. Por tanto, ahora el compuesto es FF Blast Plus ECO, que contiene el 20% de material reciclado y que conocemos de la Gel Nimbus 25, y Gel Kayano 30.

El logo va integrado en el tejido, nada de piezas añadidas, también (y entre otras cosas que veremos más adelante) con el objetivo de reducir desechos. Con todo esto, no ha conseguido bajar las cifras oficiales de peso, como puedes ver en la tabla comparativa de la Novablast 3 versus Novablast 4 aquí abajo.

ASICS Novablast 4

La estética ‘premium’ se impone

La filosofía Kaizen (mejora continua) se impone en esta nueva generación de Novablast, del mismo modo que le hace un guiño inequívoco en lo que se refiere a materiales y acabados premium.

Lo que inició Asics con la Gel Nimbus 25, en cuanto al lujo y obsesión por la comodidad, ha ido aterrizando en gamas inferiores (si se puede llamar inferior a un producto de 150€, claro está),  y vaya por delante,  sin la menor intención peyorativa, en este caso. Es decir, forro del collar, tirador trasero (inexistente en la Novablast 3), acabados interiores y estética depurada y detallista, toma especial protagonismo en esta Novablast 4.

Para ver realmente el alcance de esta filosofía de mejora continua, vamos a ver los cambios que implementa cada elemento de esta cuarta generación de Novablast.

ASICS Novablast 4
Detalle del forro en el collar y cordonera de la Asics Novablast 4

Suela con más adherencia

La suela sigue manteniendo el patrón, en cuanto se compone de las mismas 5 piezas de caucho AHAR que montaba la versión anterior. Y de nuevo, volvemos a ver 2 características esenciales; la primera, el gran surco nacido bajo el calcáneo que se ramifica a izquierda y derecha desde el arco, para abrirse en metatarsos y unirse de nuevo en la puntera. 

Y la segunda característica, es la ‘isla’ que queda justo en medio de esa ramificación en la zona delantera central. Esta isla, ahora desempeña una tarea más relevante si cabe, que te explicaré en el apartado de mediasuela.

Estas 5 piezas, que siempre dibujan el contorno de la suela (ver foto a pie de párrafo), raramente supera los 25mm. de anchura, por lo que se aleja del concepto de suela al uso, pero gracias a un diseño más anguloso en la superficie, se consigue una buena tracción y mejor adherencia por la reformulación en el compuesto que en la versión anterior. Por tanto, en este sentido, la ganancia me parece evidente, y a pesar de que en mojado no es la mejor, supera a su predecesora. 

La suela de la Asics Novablast 4 mejora a su predecesora en tracción y adherencia

La parte negativa, es que el caucho sobresale de forma tímida respecto a la espuma FF Blast ECO. Si acaso 2’5mm. en alguna zona muy localizada buscando el mayor optimismo, lo que sumado a una dureza quizá algo baja en según qué punto (y en función de nuestra pisada) hará que superar los 700 kms. sea una utopía. De hecho, con menos de 100 kms. ya habían zonas que acusaban notablemente el esfuerzo. Pero mientras, el desempeño de la suela es formidable. Insisto; en tracción y adherencia en seco.

Mediasuela más amplia

Los perfiles (altura) se mantienen. Es decir, de nuevo contamos con 33’5mm. de altura en metatarsos y 41’5 en talón. Lo que resulta en el mismo drop 8 que en la versión anterior.

Sí hay diferencias en las medidas en cuanto a amplitud, y es que la Novablast excepto en la zona de arco, crece a lo ancho, por lo que el flare es realmente notorio.

En el apartado de suela, te comenté la relevancia del diseño en ‘5 islas’, y su repercusión en el comportamiento de la zapatilla. Y es que influye mucho, pues la sección (o isla, a la que más arriba hacía referencia) que queda en el centro a modo de doble rombo en el sentido de la marcha, hace de multiplicadora de recorrido. Es decir, al estar rodeada de grandes surcos a izquierda y derecha, se genera la sensación de flotabilidad. Por tanto, además del propio recorrido que proporciona el FF Blast + ECO, se le añade la oscilación de esa pequeña isla central, que gracias a su aislamiento, puede trabajar mejor de forma autónoma. Es algo que notarás si pisas con el antepié.

Detalle de la arquitectura en la mediasuela de la Asics Novablast 4

En caso de que entres de talón, esa sensación se va a ver diluida. Pero a tu favor, te diré que la mayor dimensión de la zona talonar va a proporcionarte estabilidad, y un recorrido extraordinariamente generoso.

Las dimensiones externas y el flare tan ostentoso que ofrece la Novablast 4, la convierten en una zapatilla ciertamente estable. Nada que ver con aquella primera versión, tan blandita como insegura. El comportamiento dinámico me ha gustado mucho, algo en lo que la cubierta o upper también colabora. Vamos a verlo.

Cubierta totalmente rediseñada, pero….¿a mejor?

Los cambios en el upper han sido radicales. Ya no vemos la habitual malla, pues el Engineered Woven eclipsa cualquier viaje al pasado en forma de recuerdo. No es elástico, cierto es. Todo lo contrario que vemos en la Gel Nimbus 25. Pero el enfoque y tipo de corredor, también es distinto, con lo que tampoco me parece reprochable esa supuesta falta de elasticidad.

En este caso, el tejido monocapa se muestra resistente, contiene el pie con autoridad, y deja pasar el aire a través de los múltiples orificios que encontramos en la caja de dedos, como puedes ver en la foto.

Detalle de los 22 orificios en la caja de dedos de la Asics Novablast 4

No he llegado a rodar con lluvia, pero me da la impresión de que por la propia estructura del tejido no va a disfrutar de un secado tan rápido como el de un mesh tradicional.

Pese a las 22 aberturas de sección rectangular en la caja de dedos, llega a saturar algo más en los días calurosos, teniendo como referencia la versión anterior. En este sentido, la primera Novablast, en mi opinión, era la más transpirable.

Los detalles en la cubierta no cesan. Y eso, a pesar de que Asics ha decidido suprimir cualquier tipo de elemento termoencolado. Ya sea decorativo o funcional, con excepción de la cordonera, que presenta las pletinas mínimas para asegurar la circulación de los cordones sin comprometer la durabilidad en esa zona, pero reduciéndolas al mínimo y en un acabado mate, para que no rompa la armonía del conjunto en el color lima que ves en las fotos, ciertamente llamativo per se, pero si brillos ni estridencias añadidas. Acaso el tornasolado del tejido del collar (el mismo que vemos en Kayano 30, Nimbus 25) rompe ese alegato a los colores en acabado mate.

El hecho de que no veamos ningún elemento termoencolado, no quiere decir que la zapatilla carezca de soporte, ya que el propio tejido monocapa base, ofrece estrías en la zona delantera, así como en la zona exterior, entre el primer y segundo ojal. También se gana algo de ‘cuerpo’ gracias al logo perfectamente integrado, pero de forma muy, muy discreta. Tampoco pidamos lo que no es. De todos modos, cordonera y contrafuerte trasero sujetan sin problema alguno, sea en aceleraciones, cambios de dirección o ritmos.

La lengüeta también ha experimentado un acertado cambio. Literalmente. Y es que es completamente nueva; ahora en un fino y confortable neopreno, que envuelve el pie con una delicadeza y confort insultante. Está profusamente perforada y termoformada. Un elemento en el que se ha puesto mucho cariño y atención. Envuelve el pie como una segunda piel, sin causar la menor arruga.

La cordonera dispone de 5 ojales más el adicional, y en este punto, reconozco que hago servir ese sexto orificio, más que nada por emplear el larguísimo cordón en algo verdaderamente útil, y evitar que la enorme lazada me moleste continuamente.                                                                                                    El cordón es plano, elástico (quizá en exceso) y se entiende a la perfección con la lengüeta.

Cordonera y logo integrado de la Asics Novablast 4

Un detalle que me ha gustado: el tirador trasero para facilitar el calzado. Un elemento que si está bien diseñado y ejecutado, resulta muy útil, con un coste sobre la báscula insignificante que facilita la vida a la hora de introducir el pie. Y en este caso, así es.

Y en lado contrario, un detalle que me ha gustado algo menos: la plantilla de 18 gramos, no ofrece el confort (ni de lejos), que la Ortholite de la Kanayo 30 o Nimbus 25 de 29 gramos, por ejemplo. Bien es cierto, que estos 2 últimos modelos superan en 50€ a la Novablast 4. La parte positiva en ese caso, es que si eres plantillero o plantillera, no vas a ‘perder’ demasiado sustituyendo la de serie por la tuya personalizada.

Comportamiento intachable

La amplitud en sus medidas, la sujeción del tejido y la actuación de la mediasuela, me da mucha seguridad en giros y apoyos, y eso que los he ‘buscado’, hasta el punto de flirtear con los límites de las leyes de la física respecto a mi verticalidad, pero donde he puesto el pie, ahí ha permanecido, sin desplazamientos laterales ni imprecisiones, lo que ha hecho que me sienta totalmente seguro, tanto en esa deseada sujeción, como en la adherencia de su suela, que en lo único en lo que me preocupa, es en lo efímera que pueda llegar a ser, viendo el desgaste en los primeros 100 kms.

Desde la primera edición de la Novablast, entendí que su lugar natural, es permanecer en “tierra de nadie”, dicho con el mayor de los aprecios.  Es decir, no la podemos considerar una zapatilla de entrenamiento al uso, y tampoco una mixta (ni por perfiles, y probablemente, tampoco por peso), por lo que está en ese punto que nos hace disfrutar de los beneficios de ambos mundos.

Tenemos amortiguación para los rodajes, en un inabarcable rango de ritmos, también de pesos de corredor (conozco algún usuario de Novablast 4 que ronda los 100kgs.) y a su vez, un carácter que se deja ver en cuanto le apretamos y que acaba por dar lustre a un peso que me parece contenido, para todo cuanto ofrece esta zapatilla.

Para estar al día de nuestros contenidos, síguenos en Instagram.

Compartir

Te puede interesar:

Maratón de Lisboa
Corre el EDP Maratón de Lisboa y descubre la capital lusa
Maraton de Zaragoza
MANN-FILTER Maratón de Zaragoza presenta las camisetas de su próxima edición
El equipo #JomaTrailTeam debutará en la Transgrancanaria
El equipo #JomaTrailTeam debutará en la Transgrancanaria
Carlos Mayo Go Running
Entrena con Carlos Mayo y GO Running

Últimas publicaciones

Maratón de Lisboa
Corre el EDP Maratón de Lisboa y descubre la capital lusa
Maraton de Zaragoza
MANN-FILTER Maratón de Zaragoza presenta las camisetas de su próxima edición
El equipo #JomaTrailTeam debutará en la Transgrancanaria
El equipo #JomaTrailTeam debutará en la Transgrancanaria
logo-corriendovoy

Desde 2008 ofreciéndote los vídeos y fotos de las carreras más importantes del panorama nacional.

¿Quieres que grabemos tu carrera?
¿Dudas, consultas, sugerencias?

© 2008-2024 Corriendo Voy