Podología runner, resolvemos tus dudas

Tuvimos la ocasión de hablar con el Dr. Ferran Viladot, de la Clínica de podología i l´esport, en Barcelona.

Durante la charla, el Dr. Viladot nos resolvió diversas dudas, así como ciertas creencias sobre conocidos mitos. A continuación puedes leer lo que nos contó.

(corriendovoy) Ante tanta información (y por tanto, casi desinformación), ¿qué es la pronación y cómo nos afecta a los corredores?

(Dr. Viladot) La pronación es un movimiento, igual que la supinación, aunque son movimientos contrarios. Es como la flexión y extensión de una rodilla. El pie prona, pero si luego no supina seguirá pronado, y se  mantendrá pronado. Nosotros a cada paso que damos, lo que hacemos es pronar 2 veces, y supinar 2 veces. 

Si no consigues uno de los movimientos, tendrás una repercusión en el siguiente momento del paso, y por eso es tan importante.

A partir de aquí, nosotros nos dedicamos a medirlo, y ver que provoca en esa extremidad. Para mi, una pronación será buena, y para ti no,  por eso hemos de saber qué pasa y dónde va a afectar eso, y ahí está “la gracia” de la pronación y la supinación, y por eso es un tema tan ambiguo, porque es difícil de encuadrar y dar datos normales en eso en concreto, porque los pies (en cada corredor) son muy diferentes.

Sin embargo, sabemos que en torno al 70% de los corredores prona y algo menos del 10% supina…

Nos encontramos que las personas que más supinan, son etiquetados de pronadores, y ahí ya tenemos el primer problema, porque como he dicho antes, después de una flexión viene una extensión, y cuanto más supinas, más pronas y esa pronación en realidad  será la peor que nos podamos encontrar.

Realmente, el supinador es el que más lesión tiene por pronación a posterior, y ese es el primer problema que hay cuando empiezan a hacer estudios,  dónde y cuándo se mide esa pronación y cómo se mide, es complicado, y aunque cada vez hay más información científica, es complicado.

Podología runner, resolvemos tus dudas

Vosotros hacéis análisis de pisada y estudios biomecánicos, ¿por qué debería un corredor hacerse un estudio de este tipo?

Si tienes una lesión, está claro que siempre podremos ayudarte si afecta a eso en concreto, a la pronación y supinación del pie o a algún problema rotacional que puedas tener en las extremidades, pero al final a modo preventivo es muy importante. Gracias a los estudios, podemos analizar cómo se mueve todo tu cuerpo y al final podemos saber qué pasará cuando entre en fatiga y qué pasará si abusas de más de ese pie, y que lesiones o dónde puede pecar y poder prevenir situaciones que estamos viendo en la gente a medida que pasan los años corriendo, como lesiones crónicas o problemas en primer metatarsiano. Se están viendo muchos problemas, gente con edemas óseos (que ahora casi es normal y no debería ser normal).

Mucha gente dice: “yo corro, no me lesiono y estoy perfecto”, y de repente llega un día que “peta” y ya es una detrás de otra y se acabó de deporte. ¿Por qué? Porque al igual nunca nadie le ha dicho: “oye, refuerza esto, refuerza lo otro, cuidado con esto, o estás comprando mal las zapatillas”, por ejemplo.

Al final el estudio es prevención, al igual que te haces una prueba de esfuerzo

¿Cuándo deberíamos cambiar las zapatillas? Entendiendo, que una zapatilla no tiene un interruptor de on-off, y no notamos degradación progresiva, y por tanto, nos vamos acostumbrando a esa merma de cualidades. Cuando nos duelen las rodillas, quiere decir que ya es demasiado tarde, y la zapatilla está totalmente agotada…

Realmente es un tema complicado porque según que marca vas a tener una durabilidad u otra y según la zapatilla. En las consultas pierdo mucho tiempo enseñando como analizar si una zapatilla está fatigada o está mal.  Las zapatillas siempre presentan síntomas, y es ver estos síntomas para saber cuando toca cambiarlas.

Hay gente que dice: “cuanto más las uso, más cómodo estoy”, y siempre digo: “¡cuidado, peligro con eso!,  pregúntate por qué”. Al final las zapatillas se vician a tu pisada y ahí está el gran problema.

Las arrugas que crea la zapatilla, sobre todo a nivel de retropié, la desalineación del retropié si la dejas encima de una mesa (que ha de asentar correctamente), no debe doblarse hacia ningún lado. La parte de los metatarsianos no ha de quedar demasiado doblada hacia arriba, sino que ha de tener un buen retorno.

¿Qué consecuencias podemos tener si no cambiamos las zapatillas a tiempo?

La zapatilla a medida que las vamos viciando, es cuando tenemos un movimiento muy pronador o supinador, y a partir de aquí, fatigarás la zapatilla hacia ese movimiento y lo único que va a provocar, es que lo hagas más y ahí empieza el problema 

Podología runner, resolvemos tus dudas

Actualmente vemos que los perfiles han ido aumentando, las zapatillas ofrecen una amortiguación muy blandita, y por otro lado, está la moda del carbono, ¿cuál es tu opinión?

El minimalismo quien quiera hacerlo, ya sabe a lo que le puede llevar si abusa mucho, sobre todo a nivel de impacto, si no tiene la técnica limpia o estado físico espectacular, además de bajo peso.

El maximalismo que está viniendo, creo que las marcas están encontrando que gracias a conseguir esas grandes suelas encuentran bajo peso gracias a las densidades de los materiales y la tecnología 3d, que permite que en un bloque salga todo. Antes las zapatillas tenían mil elementos y ahora es un solo elemento. Están consiguiendo cosas con bastante estabilidad y mucha amortiguación. Por otro lado, para quien quiere volar, le meten incluso carbono.

Nosotros, nos adaptamos a conocer lo que hacen las marcas y saber que hacen mejor o peor.

Está claro que están ganando en peso, están haciendo zapatillas más ligeras con una gran contención, son más fáciles de analizar y ver esos  puntos de fatiga, al igual que duran menos. Yo cada vez lo veo más que se fatigan más. Cuanto menos elementos tienen más castigan la duración de la zapatilla.

Es la tendencia, es ir viendo, ir adaptando y ver que están haciendo las marcas y como lo hacen.

Hay una gran “preocupación por el drop, ¿realmente es tan importante?

El drop al final, se está demostrando que las marcas cada vez le hacen menos caso, antes estaban obsesionados con bajar drop, y estamos viendo zapas voladoras con drops altos.

¿Cuándo puede tener importancia? Sobre todo en gente que se está iniciando o que lleva un tiempo y quiere ganar rendimiento y modificar técnica. Si quieres dedicar tiempo a dedicar mejorar en ese momento puede ser que tenga un papel importante, si no es así, no tiene porqué tener un papel determinante, va a modificar un poco el momento del choque del talón o primer impacto inicial de la técnica de carrera pero es muy poco, y si tienes buena técnica no debería influir para nada.

¿Alguna recomendación para las chicas corredoras, que por cuestión laboral pasan muchas horas con zapatos de tácon?

No es problema si la persona entrena y le dedica un tiempo a eso. Está claro que llevar tacón -sobre todo durante muchos años continuados-, provoca problemas a nivel aquíleo, pero si hacen yoga por ejemplo, o se cuidan un poco haciendo movilidad activa, no tiene por qué haber problema siempre y cuando trabajen correctamente la fuerza y la movilidad de esa parte que quedaría más afectada.

Luego simplemente hay que ver que no tenga (al llevar tanto tacón) una repercusión en ese pie por culpa del calzado en concreto que usan trabajar. A partir de aquí, es cierto que tendrán más facilidad de tener patologías de antepie.

Cuando sales a correr en grupo o en pareja, y lo haces a un ritmo que “no es el tuyo”, en ocasiones existen molestias, e incluso acabas con un cierto cansancio, a pesar que puedas ir más lento. ¿A qué se debe?

Cuando tu tienes un ritmo y estás acostumbrado a correr a ese ritmo, optimizas tu técnica a ese ritmo, y cuando lo varías, tenemos problemas.

Ahora cada vez hay más gente que hace 10 kilómetros, o 21, o ultras, y es gente que consigue adaptarse a varios ritmos, y éste seguramente tendrá menos problemas que tú si no estás acostumbrado a cambiar tanto el ritmo.

Hay una cosa que es básica; cuando más lentos vamos, según tu altura y longitud de paso, longitud de pierna y varios parámetros más, lo único que generamos es un mayor impacto porque el salto es más vertical (a menor ritmo).

Muchos principiantes dicen: “voy lento pero corro una hora”. Error. Error porque estás creando una carga a tus articulaciones muy importante. Además te va a obligar, o va a ser una causa de que tengas mala técnica y vas a generar todavía más impacto en tus articulaciones

Tu optimizas tu técnica a un ritmo y si lo bajas mucho habrá más fuerza vertical y como consecuencia más gravedad, y a consecuencia empeorará tu técnica, y por eso normalmente,  acabas más fatigado.

Por último, ¿nos puedes dar unos consejos para cuidar nuestros pies?

Siempre hay que tener una buena hidratación, prevenir las ampollas que es un gran problema. También vigilar las uñas largas, sobre todo a los que les gusta la montaña. Comprar el número que toca, ni muy grandes ni muy pequeñas, porque va a ser un desastre para tu pie.

A partir de aquí, conocer tu cuerpo y pisada, y conocer las zapatillas que te pueden ir bien y si estás llevando las zapatillas correctas. Has de tener cuatro cosas claras de ti y de qué estás haciendo y cómo lo estás haciendo.

También te puede interesar: Qué es, y cómo prevenir la periostitis tibial

Entradas recomendadas