Oriol Antolí, el Rey de las carreras en las que gana el último

Nunca pierdo la ocasión de poder conversar con quien es capaz de hacer cosas extraordinarias. Sea un músico capaz de hacer “hablar” a un instrumento, o un pintor que convierte su visión en realidad. Quizá porque siempre me fascinó lo que yo era incapaz de hacer.

Los píxeles que leerás a continuación, son las fascinantes gestas de un ingeniero electrónico experimentado en carreras largas. Muy largas.

Tiene la suficiente fortaleza física y mental para correr (y ganar carreras de varios días) llevando en su mochila prácticamente lo que necesite, y resolviendo todas las adversidades que puedan sobrevenirle.

Es Oriol Antolí, el hombre que gana las carreras en las que solo puede quedar un participante en liza, y ésta es su historia…

Corriendovoy: ¿Qué hace un ingeniero electrónico tantos días en la montaña, participando en carreras tan largas y solitarias?

-Oriol Antolí: Supongo que escapar de la rutina, pero tampoco es que busque algo en especial. Me lo paso muy bien en las carreras largas. Me gusta estar exhausto en la montaña y la sensación esa.                                                  Es algo parecido a una meditación, y siempre saber que puedo ir un paso más allá. Es una sensación muy gratificante.

Corriendovoy: Pero en tu caso decir “un paso más”, es decir unos cuantos cientos de kilómetros más.

-Oriol Antolí: Bueno, cada uno tiene sus medidas…(risas)

Corriendovoy: Aunque seas un corredor de larga distancia, eres competitivo. Cuando sales a una carrera, sales a disputar…

-Oriol Antolí: Depende de la carrera. También es verdad que es así desde los últimos años. 

Llevo corriendo desde 2007 o 2008 y siempre he ido de la mitad hacia atrás en las carreras. Es desde hace unos años, que descubrí un poco más. Después del Tor des Gèants (330 kilómetros y 26000 metros de desnivel positivos, en el Valle de Aosta, Italia) quise ir un poco más allá en las carreras de larga distancia y también un poco más de aventura, y vi que se me daba un poco mejor.

Siempre había pensado que no era competitivo, pero era porque estaba detrás (risas), cuando me he visto delante, me he dado cuenta de que si soy competitivo y ahora me gusta y he visto que entrenando puedo estar ahí delante.

Corriendovoy: ¿Qué es lo que te engancha de esas carreras tan largas?

-Oriol Antolí: Lo que me gusta, es que no es solo la carrera. Te pasas meses preparando, mirando el recorrido, preparando alimentación, el material, pensando qué es lo que te va ir mejor, en la estrategia que vas a utilizar (dónde comer, dónde dormir) y luego la carrera (que es lo corto, es donde disfrutas), pero todo ese tiempo de antes me gusta mucho.

Luego la carrera, estar ahí, y saber que estás luchando contra ti mismo en la montaña.

Corriendovoy: ¿No es peor la preparación que la carrera, por el esfuerzo que conlleva los meses de acumular tantos kilómetros y horas?

-Oriol Antolí: Claro, al final lo disfruto mucho. Siempre he salido a ritmos relativamente lentos, hasta que tuve un hijo (risas), y ahora he de optimizar el tiempo, pero siempre he salido a hacer muchos kilómetros.  

Iba corriendo al trabajo (unos 25 kilómetros entre ida y vuelta) y al final acumulaba muchos kilómetros disfrutando y aprovechando los tiempos de trayectos que hacía.

Corriendovoy: Entre tus carreras, destaca una segunda posición en las 100 Millas de Tarragona, 4ª en Andomita (450 kms y 20.000 metros de desnivel positivo), por  poner dos ejemplos…

-Oriol Antolí: La Andómita es una carrera que iba desde Tarragona a Andorra. No está marcada, se ha de utilizar el GPS, y has de hacerlo en un tiempo límite, es una carrera de aventura, con zonas de piedra técnica, zonas de subida con cadenas, zonas rápidas de correr…y es una carrera que es para compartir. Al final coincides con alguien, y tienes que compartirla, porque solo es dificilísimo. 

Hay detrás una organización muy familiar y te sientes como en casa, y se agradece muchísimo

Corriendovoy: En esta carrera érais pocos participantes, y acabasteis menos todavía…

-Oriol Antolí: La carrera la acabamos 6 (de unos 50 participantes aproximadamente), y fue una experiencia increíble. En el kilómetro 300 hubo mucha gente que se quedó fuera, porque no llegó al tiempo de corte estipulado.

Es una carrera muy exigente y la organización tiene que mantener un seguimiento y ver hasta dónde puede seguir a la gente. No pueden tener muchos corredores repartidos muchos kilómetros.

Oriol Antolí, el Rey de las carreras en las que gana el último

Corriendovoy: El organizador de la Andómita, Marc Fernàndez, es el mismo que el de las Backyard Ultra, un formato de carrera singular, ya que se trata de dar vueltas a un circuito de 6’7 kilómetros. que se ha de completar cada hora y gana el último corredor que queda en pie. Es un formato al que le has “cogido la medida”, ¿qué le encuentras a esas carreras de dar vueltas hasta que solo queda uno?

-Oriol Antolí: Cuando estás allí, ves que es una carrera muy “social”. En cada vuelta coincides con gente distinta, y puedes tener muchas experiencias. Cuando ves que se va eliminando gente, te van subiendo los ánimos porque ves que sigues ahí.

En estas carreras cada uno llega a su límite y la gente se queda en la salida para animar, y se crea un ambiente muy bonito, y al final, cuando ves que vas completando vueltas y consigues aguantar,  motiva muchísimo.

Esto fue la experiencia en la primera carrera en este formato que hice, luego he descubierto que el componente estrategia antes de la carrera es muy importante.

Corriendovoy: ¿Por ejemplo?

-Oriol Antolí: Pues por ejemplo, yo tengo una tabla hecha en la que la gente que me da soporte (mi mujer o mi padre), tienen especificado cuándo me tengo que poner crema, cuando he de cambiarme de ropa, las zapatillas, qué tengo que comer exactamente, cuándo han de darme el frontal o las gotas en los ojos que he de ponerme…todo lo llevo súper preparado, y claro, la estrategia para esto es brutal. Es muy divertido prepararlo.

Corriendovoy: En estas carreras, cada hora se da la salida, para completar esos 6’7 kilómetros.

-Oriol Antolí: Exacto, cada hora se da la salida, y quien no esté en la salida queda eliminado. Si vas muy rápido tienes más tiempo de descanso y si vas lento tienes menos tiempo, y cada 24 horas haces 100 millas (160 kilómetros).

Corriendovoy: Pero en la mayoría de carreras, tienes una salida y una llegada, pero aquí no. Aquí no sabes cuando es el final…

-Oriol Antolí: No es la carrera de ir más rápido, sino el que aguanta más…

Corriendovoy: En 2018 ganaste la Monarch Way, una carrera de 1000 kilómetros en la que tardaste en completarla 12 días y 10 horas….

-Oriol Antolí: Es una carrera que me motivaba mucho porque nunca antes nadie la había podido acabar. Era como un reto, y pensaba que podría acabarla. Es una carrera en la que se puede correr bastante y con “clima inglés” (lluvia y barro).

Para conocerte a ti mismo “va de perlas” porque éramos solo 12 corredores y estuve solo casi los 12 días de carrera.

Corriendovoy: Conoces bien las carreras inglesas porque has participado 2 veces en la Spine Race. ¿Cuál es más dura, la Monarch Way o la Spine Race?

-Oriol Antolí: Claramente la Spine Race. La Monarch Way es básicamente aguantar a pesar de tener sus complicaciones en la navegación (es una carrera que no está marcada).

Los tracks de la Spine Race tenían pocos puntos y la navegación era complicadísima. Aprendí muchísimo, pero lo pasé mal. Allí si no vas preparado y sabes a lo que vas es incluso peligroso. Me tuvieron que ayudar unos corredores en una subida en la que estaba “pajarito”, con frío y nevando. 

El error fue llevar la mochila a reventar -de material-, con lo que no te atrevías a sacar nada porque no eras capaz de volverla a cerrar.  Una tontería como esta, puede llegar a destrozarte cuando está lloviendo y tienes que ir rápido (sacando material).

Oriol Antolí, el Rey de las carreras en las que gana el último

Corriendovoy: Estas carreras son una montaña rusa en cuanto a emociones, ¿cómo las gestionas?

-Oriol Antolí: Intento pensar en positivo. Altibajos tengo, pero siempre intento mantener la mente entretenida, tanto como cuando voy bien, como cuando voy mal. Voy pensando en muchas cosas (algunas tienen sentido y otras no).

Corriendovoy: Seguro que te viene alguna vez el pensamiento de “¿y qué narices hago yo aquí?”…

-Oriol Antolí: Si, esto es inevitable, pero si consigues replantearlo  y darte cuenta de lo que has entrenado lo que te has preparado y recuerdas la ilusión que tenías cuando decidiste que querías ir, creo que es la clave para superar estos momentos. 

En estas carreras largas intento estar muchos días antes pensando, imaginando…intento coger esas ganas que tenía esos días antes para trasladarlas en ese momento.  Es cuestión de pasar años en carrera, y muchas horas solo, de experiencia.

Corriendovoy: En 2019 hiciste la HRP (la alta ruta de los Pirineos), que son más de 850 kilómetros y 50.000 metros de desnivel positivo en autosuficiencia…

-Oriol Antolí: Desde que empecé a correr, siempre he intentado hacer un poco más de distancia y durante muchos años he ido sumando. En 2018, después de la Monarch Way, me encontré “huérfano”. Pensé..¿qué voy a hacer, ahora que ya he hecho una carrera de 1000 kms?

Por eso quise hacer esa ruta técnica y me lo pasé muy bien. Quise hacer el récord que está en 22 días, pero justo cuando la hacía, hicieron un nuevo récord.

Llevaba una tienda de campaña muy ligera, aunque llegué a dormir en refugios. Al final entiendo la autosuficiencia como sólo utilizar lo que te encuentras en el camino, es decir, puedo utilizar un restaurante, pero lo que no puedo hacer es que alguien me lleve la comida. Cada uno tiene su concepto, y el mío es este.

Corriendovoy: ¿Tienes algún patrocinador?

-Oriol Antolí: La empresa de mi mujer me ayuda, y en mi empresa también me ayudan a costear algún viaje. Quitando esto, no tengo ningún patrocinio.

Corriendovoy: ¿No te hierve la sangre ver que con todo lo que haces y consigues, las marcas pongan el foco en influencers e instagramers, cuyo único mérito es tener miles de seguidores y ninguna marca decida apoyarte?

-Oriol Antolí: He llamado a algunas puertas, y los que han contestado dicen que no tengo suficientes seguidores. En octubre (2022) fui campeón de España de Backyard Ultra, e intenté aprovecharlo, y las respuestas han sido las mismas. Pero pienso que si no me quieren, no quiero estar ahí. Al final tengo más libertad. No me voy a vender por  unas zapatillas o una camiseta. Si alguien me quiere ayudar, yo encantado, pero tampoco voy a venderme por nada. No soy activo en redes y eso creo que tiene su influencia.

Corriendovoy: ¿Qué planes tienes para 2023 a nivel competitivo?

-Oriol Antolí: Como campeón de España tengo acceso al Campeonato del Mundo de Backyard Ultra en octubre en Tennesse.

Estaré en la Ultra Montseny de 80 kms., en mayo haré una de 100 millas en Francia, y en junio una Backyard en Inglaterra que la utilizaré como test para la final de Tennesse.

También el GR5 en autosuficiencia de Sitges a Canet de Mar que lo hice hace 10 años y me gustaría repetirlo.

Puedes seguir a Oriol en su Instagram.

También te podría interesar: Ron Hill, el hombre que corrió durante 19032 días consecutivos

Compartir

Te puede interesar:

medalla running
La medalla de los horrores: hasta tres faltas de ortografía graves
ashwagandha
Beneficios de la Ashwagandha para corredores
Kilian Jornet no da opción a sus rivales en Zegama Aizkorri
Kilian Jornet no da opción a sus rivales en Zegama Aizkorri
Carrera Enfermedades Reumáticas Madrid 2024
Fotos y clasificaciones de la Carrera de las Enfermedades Reumáticas de Madrid

Últimas publicaciones

medalla running
La medalla de los horrores: hasta tres faltas de ortografía graves
ashwagandha
Beneficios de la Ashwagandha para corredores
lesion
3 cosas a tener en cuenta para entrenar después de una lesión
logo-corriendovoy

Desde 2008 ofreciéndote los vídeos y fotos de las carreras más importantes del panorama nacional.

¿Quieres que grabemos tu carrera?
¿Dudas, consultas, sugerencias?

© 2008-2024 Corriendo Voy