Dos de las combinaciones disponibles en la Trabuco 10

Modelo icónico

El popular modelo para correr por montaña de Asics, la Gel-Fujitrabuco, con casi 5 lustros de vida, ve renovada su imagen, y refuerza su silueta. Llega la Asics Trabuco 10.

Y es que aquel modelo sencillo de 1998, algo reforzado, cargado de piezas y costuras, además de duro, ha pasado a ser una zapatilla de larga distancia, suficientemente reforzada, pero más amortiguada, ligera y estable.

Un poco de historia contemporánea

Con la Trabuco 7 se produjo un cambio total de paradigma dentro de la marca de Kobe, y apreciamos una visión más amplia, y grandes dotes para posicionarse en el sector dela ultra distancia.

Necesitaban dar ese salto. Tenían por aquellas fechas a «Mounsiur Mont Blanc», Xavier Thèvenard (toda una institución), un gran activo para asesorar a la marca en productos para largas distancias, aunque a toro pasado, poco provecho le sacaron.

Felices estábamos con esta séptima versión, cuando la 9 vino a romper el sueño.

Y digo la 9, porque la octava, era una extraordinaria y actual mejora de su predecesora. Todavía nos quedaba una temporada de felicidad.

La Trabuco 7 y 8 eran unas tanquetas. Modelos robustos (algo calurosos, si), tremendamente estables, y con una suela que la convertía en un velociraptor.

El compuesto AsicsGrip, sorprendió, y venció. Presumía de adherencia y durabilidad para darnos una sensación de que donde fijábamos la vista, llegaba el pie y permanecía en su sitio, sin titubeos, sin sorpresas (de las malas, claro).

Nos creímos mejores bajadores, y resultaba que era la suela. Es así.

Por fin una alternativa al Vibram.

Como decía, la Trabuco 7 y 8, fueron unas de mis zapatillas preferidas. Grandes momentos me dieron ambas, a pesar de que necesitaban ponerse a dieta de forma urgente, pero asumía ese «defecto» con agrado.

Llegó la operación adelgazamiento con la Trabuco 9. Pero la fiabilidad (o falta de ella) del upper, resultó ser un fiasco. Había un problema grave, y era necesario solucionarlo.

También experimentó un cambio de filosofía, pues si bien la Trabuco 7 y 8 podíamos posicionarlas entre una La Sportiva Ultra Raptor o Akasha, la Trabuco 9 renegó de ese segmento, queriendo aparentar lo que no era. Y no salió bien.

O mejor dicho, cambió de segmento (zapatilla «ultrera» algo más ligera y dinámica), pero no supieron dar con la tecla adecuada, esencialmente en la elección del tejido principal.

Y al final, si querían hacer una Trabuco ligera, no tenían que hacer absolutamente nada. Ese producto ya existía: la Trabuco Lyte.

Por lo tanto, muy expectantes con la llegada de esta Trabuco 10, y con ganas de ver si queda definitivamente resuelto el déficit de durabilidad del upper, y saber si después de una carrera de 100 millas podemos volver a casa con las zapatillas puestas, o dentro de una bolsa.

De momento, y sobre el papel, estas son las características que anuncian:

-Se mantiene la imagen visual de la suela con compuesto AsicsGrip

-La mediasuela (amotiguación) continúa ofreciendo la doble densidad (que funcionaba realmente bien), para ofrecer estabilidad en largas distancias.

-Gel (insertado, no visible) en la parte posterior. En este aspecto, no hay cambios.

-Rediseño en la malla. Me recuerda muchísimo a la Trabuco Max. A priori, me gusta.

-No hay mejora (rebaja) en cuanto al peso.

-Se mantiene drop y perfiles, es decir 8 milímetros de caída, con 12mm. en antepié, y 20mm. en talón (1mm. menos en cada sección en el modelo de mujer, como viene siendo habitual en Asics).

-Y por último, una buena noticia; se mantiene el precio en 140€.

Más info: asics.com

También te podría interesar: La fuerte apuesta de Salomon por los materiales reciclados

Entradas recomendadas