El Rey Kilian Jornet gana UTMB 2022
El Rey Kilian Jornet gana UTMB 2022 en menos de 20 horas

Lo volvió ha hacer. El Rey Kilian Jornet gana UTMB 2022. Ha demostrado que está por encima de todo, incluso de la sombre del COVID que planeaba estos días.

Es un ser único, un portento con una calidad sin igual. Y por eso, ha vuelto vuelto a ganar el UTMB. Ni necesita a Salomon, ni en realidad, a nadie. Se basta y se sobra. Él y su propia marca NNormal.

Así ha ido la cosa…

Courmayeur, mitad de carrera

Courmayeur, en el kilómetro 81, es donde ya asoman los primeros síntomas de debilidad, o forzaleza, y es que entre la cabeza de carrera masculina, entra con un tiempo de 8h. 24m., es decir, Jim Walmsley y Kilian.

Allí comen y vemos cambio de ropa (Jim), todo esto, en un tiempo de entre 4 y 5 minutos. En este punto, no hay tiempo que perder. Quien sale primero, asesta el golpe de gracia sobre el adversario, y eso, lo saben muy bien.

Uno de los favoritos, Pau Capell, entra a 20 minutos, en 7ª posición. ¿Le estará pesando la auto-impuesta espada de Damocles de su proyecto sub-20 horas? Un proyecto que finalmente se vería truncado en el kilómetro 126, Champex Lac donde entra en el puesto 21 a 2 horas de la cabeza de carrera, y allí finalizaría el UTMB para el corredor de Sant Boi de Llobregat.

También los problemas sobrevendrían sobre «el Chulo» Jim Walmsley, que en Champex necesitó un avituallamiento de casi 9 minutos, a pesar de entrar por delante de Kilian, que únicamente invirtió poco más de 3 para comer algo, y salir pitando.

Y es que las velocidades y ritmos de Jim, posiblemente volvieron a pasarle factura en forma de pájara, y de alguna molestia en las subidas, que le llevaban a andar con más parsimonia de la cuenta, y alguna micropausa en esos ascensos.

En categoría femenina, la canadiense Marianne Hogan del equipo Salomon lideraba, con la americana Katie Shide a la zaga, y una algo más descolgada Kaytlyn Gerbin.

Para alegría nuestra, la sonriente gallega Aroa Sío avanzaba dentro del top 10 femenino, con muy buenas sensaciones y dentro de «su tiempo» estipulado.

Vallorcine, km.153. Punto clarificador

Un punto determinante en la carrera, porque salvo catástrofe, se ven las debilidades y dificultades de los corredores. Kilian y Mathieu Blanchard (Salomon) entran juntos, y salen juntos, previo avituallamiento, si puede considerarse así, a una parada de 1 minuto y 28 segundos. Estratosférico.

En americo Jim Walmsley entraba en el avituallamiento a 34 minutos de la cabeza. Pese a ello, se ve obligado a «alargar» su parada hasta los 3 minutos 22 segundos. Parece que recobra las sensaciones.

A la salida, Blanchard sale primero, pero en un momento de la bajada Kilian toma la cabeza, gracias a su mejor velocidad en bajada. A partir de ahí, se va escapando, primero 200 metros, y aumentando progresivamente el margen sobre un Mathieu visiblemente fatigado (pero siempre fuera de su campo de visión, a causa del trazado) en el temido ascenso para llegar a La Tête aux Vents, de cara el último tramo a La Flégère, a tan solo 6 kilómetros de meta, y desde donde se escucha la megafonía. Con un día favorable y según la dirección del viento, los corredores pueden escuchar como el speaker pronuncia su nombre, para regocijo de un público enfervorecido y entregado, que sigue los últimos kilómetros en las pantallas gigantes. Y por supuesto, todo un chute XXL para el atleta que se siente aclamado. Pura emoción.

Mientras tanto, entre las chicas había un intercambio de posiciones, y era la americana Katie Shide quien tomaba la delantera con la meta a 35 kilómetros.

A su paso por La Flégère y encarando la pedregosa bajada, se veía a Kilian con una zancada algo desacompasada, algo que efectivamente en meta, hemos visto. Una meta que por cierto, ha conseguido en 19h. 49m. 30s. demostrando así, que se puede ganar UTMB sin rimbombantes retos ni costosas campañas «sub-2h».

En segunda posición un peleón Mathieu Blanchard que llegaba al corazón de Chamonix tan solo 5 minutos después, y por tanto, también por debajo de las 20 horas, en concreto 19h. 54m. 50s.

En tercera posición, y quitándole la plaza al chulo Walmsley, un visiblemente emocionado Thomas Evans, de Adidas Terrex, con 20h. 34m. 35s.

En el momento del cierre de este artículo, en chicas Katie Schide en primera posición, Marianne Hogan segunda, y Kaytlyn Gerbin Tercera.

La gallega del equipo Craft, ha ido remontando posiciones, y de momento se posiciona en la séptima plaza.

Un súper clase

Si algo caracteriza a Kilian, además de su inigualable calidad como corredor, es su humildad y empatía, y prueba de ello, es que en meta reconocía que «aunque ganando estoy un poco más contento, con lo que me quedo es con la experiencia […] la noche con Jim, los últimos kilómetros con Mathieu […] con la amabilidad del público animando en todo momento, y con el trabajo de los voluntarios.

¿Y todavía, hay gente que se pregunta, por qué es el mejor corredor de montaña de todos los tiempos?

También te podría interesar: Manu Merillas y Sheila Avilés ganan la OCC (UTMB)

Entradas recomendadas