Guía rápida para escoger una chaqueta de running

Con los meses que tenemos por delante, la chaqueta va a ser uno de los elementos que va a acompañarte en tus salidas.

¿Tienes dudas para escoger tu chaqueta de running? Por este motivo he elaborado esta guía rápida. Dependiendo de tu lugar de residencia y el tipo de actividad que pretendas llevar a cabo, deberás escoger, y escoger bien, ya que las características que ofrezca un modelo u otro, influirá y será determinante para tu confort.

Por otro lado, conocer y ser consciente de tus necesidades, hará que decidas acorde a lo que estés dispuesto a pagar, y recibas en consecuencia. La compra maestra será aquella en la que pagues por lo que necesitas.

Para simplificar al máximo la información, voy a segmentar las chaquetas en 3 grupos:

Las que te protegen del viento. Los comúnmente denominados “cortavientos”.  ¿Qué nos ofrece? Una mínima protección si las condiciones son secas (sin lluvia). Proporcionan cierto confort, al aislarnos del aire. Lo notaremos especialmente cuando estemos sudados, ya que el tejido impedirá que penetre el aire a través de él, que en definitiva, es cuando podemos tener una mayor percepción de frío.

Ventajas: -Son prendas muy compactables (ocupan muy poco espacio si las doblamos).

-Si utilizas algún tipo de cinturón o pequeña riñonera mientras corres, puedes llevarlo ahí, si no lo necesitas. 

-Son ligeras. Según el precio, pueden llegar a pesar en torno a los 90 gramos, incluso bastante menos.

-Son relativamente asequibles. Dentro de las chaquetas, es la variante más económica. Podemos encontrar modelos de marcas reconocidas a partir de 40€.

Guía rápida para escoger una chaqueta de running
Guía rápida para escoger una chaqueta de running. Ejemplo chaqueta con protección para el viento

Las que te protegen del agua. Habitualmente llamados “chubasqueros”.

¿Qué nos ofrece? Resistencia moderada contra el agua. Pueden soportar durante un corto espacio de tiempo lluvia ligera. El tratamiento de su tejido, impedirá que se introduzca la humedad, pero insisto en este punto: durante un corto espacio de tiempo.

Ventajas:  -Los modelos de mayor precio, pueden tener costuras selladas, lo que hará que la resistencia sea mayor, a costa de un mantenimiento algo más cuidadoso que los cortavientos (más económicos).

-Suelen ser modelos más elaborados, con lo que las capuchas pueden ser regulables e incluyen visera, un elemento muy útil frente a la lluvia.

-Son prendas que siguen teniendo pesos realmente bajos y ocupan poco espacio.

-Pueden tener «chimeneas» o algún tipo de abertura estratégica (axilas) para una mayor transpirabilidad.

Guía rápida para escoger una chaqueta de running
Guía rápida para escoger una chaqueta de running. Ejemplo de chaqueta impermeable tipo «chubasquero»

Las impermeables. Protección total contra la lluvia, nieve y mal tiempo en general.

Es el siguiente y máximo nivel. Se trata de chaquetas de precios elevados, a partir de los 150€, pudiendo superar los 600€ si nos ponemos espléndidos. Este tipo de prendas incorporan las más altas tecnologías en sus tejidos, y procesos de producción.

Ventajas:  -La máxima tecnología empleada en estas prendas redunda en unas prestaciones acordes a su precio. Están especialmente concebidas para situaciones adversas.

-Pueden incorporar membranas (tecnologías) propias, o la más conocida Gore-Tex, con unos niveles de resistencia al agua realmente espectaculares.

-Además, por las propiedades intrínsecas de la tecnología empleada en estos tejidos, la transpirabilidad es muy elevada.

-Estas prendas están ensambladas y rematadas con uniones termoencoladas, por lo que las máquinas de coser, tienen una intervención prácticamente testimonial. Con esto se consigue una mayor estanqueidad. Es imposible que entre el agua a través de esas uniones termoselladas.

Guía rápida para escoger una chaqueta de running
Guía rápida para escoger una chaqueta de running. Ejemplo chaqueta totalmente impermeable

Características a valorar en una chaqueta

Capucha: opcional en el modelo “cortavientos”, e imprescindible en las dos opciones contra el agua. La capucha puede ser autoajustable (por medio de elásticos insertados en las costuras), o mediante un sistema de cordino y tensor, que puedes personalizar prácticamente al milímetro.

Las chaquetas que están pensadas para situaciones más extremas, implementan capuchas con viseras muy contundentes, para protegernos de la lluvia.

-Ajustes en mangas y bajos: sucede lo mismo que en el punto anterior, cuanto más extremas sean las condiciones a las que ha de hacer frente, más ajustes ofrecen con el objetivo de proporcionar mayor protección.

En el caso de los modelos más económicos, siempre encontraremos mangas con puños elásticos para evitar la entrada -como mínimo-, del aire.

-Bolsillos: en los modelos cortavientos podemos encontrar bolsillos con el único objetivo de auto-guardar la prenda. Es decir, dentro del propio bolsillo, iremos metiendo la chaqueta, hasta dejarla completamente compactada. A medida que se incrementa el precio, podemos encontrar modelos con bolsillos en la parte baja de la espalda, en los laterales de la parte delantera, o en el pecho (los denominados bolsillos “Napoleón”). En los modelos más caros, las cremalleras de estos bolsillos son estancas para evitar la entrada de agua y el aire.

-Cremallera frontal: si buscamos la máxima protección, la cremallera deberá ser estanca, o como mínimo, tener una tapeta tras dicha cremallera, para evitar la entrada de agua y aire. Las cremalleras estancas son algo más delicadas en cuanto a mantenimiento; hay que evitar tener la prenda doblada o compactada durante espacios de tiempo prolongados.

-Elementos reflectantes: en este tipo de prendas, como mínimo, el logo de la marca suele ser reflectante, aunque la mayoría de fabricantes tienen en consideración incluir bandas reflectantes en diversos puntos de la prenda. Son detalles que pueden pasar desapercibidos, pero dadas las condiciones en las que vamos a utilizar este tipo de prendas, conviene tener en cuenta.

-Tallaje/patrón: en lo que se refiere a la elección de la talla, has de tener en cuenta qué prendas vas a llevar debajo. También, si vas a utilizarla con mochila (en caso de correr por montaña). Si es el caso, valora si vas a utilizarla por encima, o debajo de la mochila. Aquí puede existir el «baile» entre 2 tallas. Actualmente hay modelos que ofrecen un patrón trasero tipo fuelle, para dar cabida a la mochila de trailrunning.

En cualquier caso, compara entre 2 tallas, y comprueba que ningún movimiento natural queda limitado, como el braceo al correr. Te recomiendo que encuentres un equilibrio entre libertad de movimiento y exceso de tallaje, para que no te perjudique con el aire.

Cada vez es más común encontrar tejidos con una cierta elasticidad, lo que aumenta el confort, al facilitar los movimientos.

Teniendo en cuenta estas sencillas directrices, espero que la elección de tu nueva chaqueta resulte mucho más fácil.

También te podría interesar: HOKO la marca española referente en prendas deportivas

Para estar al día de nuestros contenidos, síguenos en Instagram.

Compartir

Te puede interesar:

medalla running
La medalla de los horrores: hasta tres faltas de ortografía graves
ashwagandha
Beneficios de la Ashwagandha para corredores
Kilian Jornet no da opción a sus rivales en Zegama Aizkorri
Kilian Jornet no da opción a sus rivales en Zegama Aizkorri
Carrera Enfermedades Reumáticas Madrid 2024
Fotos y clasificaciones de la Carrera de las Enfermedades Reumáticas de Madrid

Últimas publicaciones

medalla running
La medalla de los horrores: hasta tres faltas de ortografía graves
ashwagandha
Beneficios de la Ashwagandha para corredores
lesion
3 cosas a tener en cuenta para entrenar después de una lesión
logo-corriendovoy

Desde 2008 ofreciéndote los vídeos y fotos de las carreras más importantes del panorama nacional.

¿Quieres que grabemos tu carrera?
¿Dudas, consultas, sugerencias?

© 2008-2024 Corriendo Voy