Es imprescindible un sujetador deportivo que se adapte a tus actividades

Correr es una actividad lesiva y de impacto. Las cosas como son. Una vez entendido esto, hemos de escoger el material adecuado, en lo que se refiere a calzado (por supuesto), como en el resto de elementos que serán necesarios para desarrollar nuestra actividad.

En el caso de las chicas, el sujetador deportivo es del todo necesario. Hay que darle la atención que merece. Y créeme, que es mucha.

Evidentemente, no es lo mismo una actividad de alta o muy alta intensidad, que un trote relajado y puramente recreativo. También dependerá -y mucho-, de tu fisonomía.

¿Es realmente necesario un sujetador deportivo?

Rotundamente sí. Como bien sabes, el pecho está formado por grasa. Con el impacto y el movimiento al correr, éstos no tienen ningún sistema de contracción, y por lo tanto…ya sabes; choques, fricción y rebote. Es decir, comodidad cero. Por lo tanto, con un sujetador específico, obtendrás sujeción, menos roces y puntos de presión.

Todo ello redunda en ausencia de piezas rígidas como aros, y mejor adaptabilidad, al estar construido específicamente para eso. Además todo esto, acompañado de libertad para realizar tus movimientos.

Tipos de sujeción

Sujeción Ligera. El ideal si tienes poco pecho, y las actividades tienen bajo impacto; caminar, pilates, trekking, yoga…

Sujeción Media. Para actividades algo más intensas; correr, tanto por asfalto como por montaña, clases dirigidas de alta intensidad, zumba, etc…

Sujeción Alta. Si tienes pecho grande (90 o superior), o no es excesivamente grande, pero corres a ritmos muy elevados, tanto en asfalto como en montaña, considera un buen sujetador. No son los más económicos, cierto. A cambio, te aseguras una excelente sujeción.

Ten en cuenta…

-La talla. Cada marca y fabricante tiene su patrón. Las marcas en este sentido ofrecen completas tablas de tallas y equivalencias. Aun así, lo deseable sería que pudieses probar el producto en tienda. Y si tienes que dar saltos o alguna zancada, ¡hazlo! Reproduciendo los movimientos que realizas en tu deporte, tendrás una percepción similar, a la “real” sobre el terreno.

-Materiales. Tendrá más o menos estructura y elasticidad, en función de su grado de sujeción. 

-Tipos de tirantes. Hay variedad en este sentido, en cuanto a anchura, diseño y estructura. Desde los más finos y sencillos, hasta los cruzados y espalda de nadadora. Pero quédate con la idea esencial: los tirantes más contundentes serán los apropiados si necesitas un sujetador de alto impacto o tienes bastante pecho.

Con los tirantes finos, al contrario; actividades de bajo impacto y copas más bien pequeñas.

Estética

Pues si, al final, lo que pretendemos es, además de practicar deporte con seguridad, sentirnos bien, y por ello, la estética tiene su importancia. 

De hecho, es habitual ver a corredoras sin camiseta, únicamente con el sujetador deportivo, y es que las marcas prestan mucha atención a la tecnología que emplean, pero también al factor estético.

Sentirse bien es importante. Que nuestra práctica sea saludable, también.

Para estar al día de nuestros contenidos, síguenos en Instagram.

También te puede interesar: Seguros de salud para corredores, ¿qué coberturas ofrecen?

Entradas recomendadas