Brooks Catamount 3. Confortable en entrenamientos y eficaz en competición

La Brooks Catamount 3 se consolida dentro del catálogo de Brooks para trail running al reunir las cualidades necesarias para que los usuarios la tengan muy en cuenta, incluso por delante de un modelo tan consagrado como la propia Cascadia, que ya va por la edición número 17.

Bien es cierto que esta Catamount 3 no aporta grandes cambios respecto a su antecesora. De hecho, es una versión muy continuista y conservadora, que saca partido al excelente chasis que tan bien funcionó en la segunda versión (y que marcó un giro radical respecto a la primera Catamount), y en la que retoca algún aspecto estético con una acertada elección de nuevos materiales en la cubierta.                                 Y ahí, también te digo, que no por ser aparentemente leve ese cambio, es en absoluto despreciable.

El gran acierto en el rediseño de la cubierta

Me ha gustado el trabajo que Brooks ha realizado en la cubierta (upper) de esta Catamount 3. Y es que a pesar de que la anterior Catamount cumplía con la mayor parte de las expectativas, la mejora en los puntos que a continuación desgranaré,  hace que tanto cualitativa, como funcionalmente, la Catamount 3 sea una zapatilla más completa, si cabe.

Por ejemplo, mejora la suavidad del tejido principal, mucho menos áspero y más agradable al tacto, ya que la anterior versión era muy tosco y ‘artificial’ (o plasticoso, si lo prefieres).

No es que influyese en el confort interior, que esencialmente es el mismo, sino que al sostener la zapatilla en la mano, resultaba excesivamente áspera, lo que no premiaba al sentido del tacto. Además, y aquí sí viene lo importante, el flujo de aire circula con más facilidad hacia en interior, lo que la hace menos calurosa.

La protección de la puntera, sigue estando presente, pero con otro diseño, como si se hubiese ‘derramado’ encima un pote de pintura. De hecho, la estética general de la zapatilla tiene esa unificación visual de aspecto desenfadado. 

Si en la anterior Catamount la característica decorativa eran los ‘puntitos’ a modo de diminutas salpicaduras, en esta Catamount 3 predominan los cambios de color a como si hubiesen sido realizados a golpe de brocha.

Brooks Catamount 3.
Foto 2. Brooks Catamount 3. Entre el emblema y la puntera, se sitúan 2 tirantes estructurales

Un diseño aspiracional que emula velocidad, dinamismo o avance, y creo que transmite bien su posicionamiento dentro de la categoría speed de Brooks.

Desaparecen los flancos de  protección perimetral que presentaba la anterior versión. De hecho, el punto de unión de la protección de la puntera con los flancos laterales de la Catamount 2, marcaba la zona de flexión, para facilitar o dirigir la arruga que se produce en la fase de impulso de forma natural a ese punto, concentrándolo en esa zona el pliegue.                                           En la Catamount 3, la puntera toma más espacio en los laterales, por lo que ha de lidiar con esa zona de estrés, que ahora se focaliza en un punto que no me parece tan preparado para soportar esa carga. 

De momento, hasta el final del test, no ha presentado ninguna rotura, pero de la forma en la que se concentra el pliegue, es posible que lleguemos a notar algún punto algo perjudicado en el tejido.

Brooks Catamount 3.
Foto 3. Detalle del tejido y suela de la Brooks Catamount 3

Por cierto, los puntos de drenaje que presentaba la anterior Catamount en el flanco, ya no están, tema nada preocupante por el otro lado, ya que si en la versión 2 podían resultar más necesarios al presentar toda esa protección perimetral (que superaba los 10mm. de altura, por encima del perfil de la mediasuela), ahora, al prescindir de ella, el tejido tiene la suficiente capacidad de evacuar agua, por lo que en ese sentido, no hay problema. 

Si vamos a la parte de atrás, justo encima de la costura trasera vemos una fina película termoencolada de TPU y desaparece el velcro para sujetar la polaina, algo que sinceramente, no echo absolutamente nada en falta. Lo que si me hubiese gustado encontrar es un tirador para facilitar el calzado de la zapatilla, como sí tiene la Cascadia 17.

Los acolchados mantienen el planteamiento; grosores medios, sin ningún tipo de exceso. Más que suficientes para las pretensiones de este modelo. En salidas largas no he tenido sensación de escasez en los acolchados.  

La lengüeta sigue estando sujeta a los laterales, pero me gusta más el tejido empleado en la anterior versión que el de ésta, innecesariamente más grueso y menos elástico.

Estéticamente la lengüeta se presenta más despejada, sin la cinta bordada donde veíamos el nombre del modelo y número de edición de la Catamount 2, que además hacía de pasador el cordón, entre el tercer y cuarto cruce. Un elemento, que por otro lado, tampoco encuentro a faltar, ya que la lengüeta no se desplaza lo más mínimo.

La sujeción del pie, gracias al diseño de esa lengüeta y el resto de elementos que la componen, es extraordinaria. Sin duda, uno de los puntos que más me gustan de esta zapatilla, de ahí que a pesar de no tener unas medidas especialmente estrechas o afiladas, como algunos modelos más rápidos, la zapatilla la notemos ágil y precisa, de hecho, la estabilidad es una de sus mayores virtudes.

Estructuralmente la zapatilla mantiene los refuerzos interiores en microfibra, que junto con el logo externo de generoso tamaño, aporta una más que razonable consistencia para que la zapatilla no sea ingobernable. Podríamos decir que tiene la solidez adecuada.  

También se han simplificado las piezas de tejido interior que hacían la función de esqueleto, ya que ahora trabajan conjuntamente con 2 piezas exteriores termoencoladas y muy bien integradas en el tejido, situadas entre el logo y la puntera (dale un vistazo a la foto 2).

Podríamos concluir que se ha conseguido lo mismo, de diferente forma. La Catamount 2, en la zona delantera se veía más limpia y despejada, y esta tercera versión es algo más recargada en ese sentido. 

En la cordonera lo que más llama la atención es el cordón estriado, que funciona realmente bien. Tiene para mi gusto el mejor grosor, tacto y estructura que los que se utilizan en la Asics FujiLite 4 o Nnormal Tomir 2.

La plantilla interior es finita, está totalmente perforada y va encolada, para evitar que se desplace, todo y que no soy nada partidario de ese sistema.                      

En cuanto al peso, mejora levemente a su predecesora, al rascar sobre la báscula unos 10 gramos de media en el mismo número 44, como puedes ver en la infografía a pie de párrafo.

Foto 4. Diferencias entre la Brooks Catamount 3 y su predecesora

Mediasuela y chasis convincente

Como elemento amortiguante, de nuevo vemos el DNA Flash, un compuesto reservado para los modelos Speed de la marca, es decir, los que tienen un planteamiento orientado a las prestaciones. Se busca la mayor eficiencia, y por tanto, el menor peso posible. 

Este aspecto, no está ni mucho menos reñido con la comodidad, pero hemos de asumir que el confort, pasa a un plano inmediatamente inferior.

Si en la anterior versión el conjunto mostraba un formidable equilibrio entre peso-protección y comodidad, esta Catamount 3 supera este ratio, ya que los niveles de estabilidad no se ven alterados ni modificados en ningún sentido, y mejora el peso ya la transpirabilidad, lo que hace que esta nueva Catamount sea más agradable en líneas generales. 

Como dije en su momento, no le subiría el perfil ni me preocuparía en exceso de rebajar peso. Para optar a un modelo más radical en todos los ámbitos, ya tenemos la Catamount Agil en catálogo, para ese corredor todavía más ligero y más rápido, y si buscamos mayor protección o amortiguación, Cascadia 17 y Caldera 7 respectivamente, serían las opciones a tener en cuenta.

Placa propulsora SkyVault

En la primera Catamount (allá por 2020) la placa de protección antirocas (Ballistic Rock Shield) se dejaba ver a través de una ventana. Sin embargo, en esta Catamount 3, únicamente queda al descubierto compuesto de la mediasuela (el DNA Flash), ya que la placa va situada a media altura, dentro del bloque amortiguante, por eso, quizá no sea tan eficaz como aquella primera versión, en lo que a protección se refiere, pero es que realmente Brooks le ha dado otro enfoque a esa placa, es decir, tiene un cometido más orientado hacia la propulsión que a la protección. También es cierto que hay que ‘hilar muy fino’ para distinguir o percibir la labor de esa placa interna, que veo bastante discreta.

De hecho, no es una placa completa (aunque si algo retrasada respecto al arco plantar), y se bifurca en 3 puntas en la zona de metatarsos, a modo de tenedor.

Brooks Catamount 3.
Foto 5. Despiece de la Brooks Catamount 3

Esta placa SkyVault, ofrece aquellas virtudes que demandamos de una placa protectora (rockplate), y parte de las bondades de un sistema propulsor de Pebax, ya que en zonas corribles y rápidas puedo incrementar el ritmo con total facilidad. Por el contrario, en los tramos más complicados y técnicos no percibo una rigidez que me impida “dirigir” y tomar el control de la zapatilla.

Por tanto, no se tiene la sensación de que la zapatilla “se despendola”. Es de alguna manera, el hándicap de las zapatillas con placa para montaña, y que he experimentado en algunos modelos. Lo de notar la pérdida de control, y descubrir que es la zapatilla la que corta el bacalao, no me gusta en absoluto.

Mismo tipo de suela, pero más sostenible

Del mismo modo que la amortiguación no cambia, tampoco lo hace la suela en cuanto a estructura, aunque sí en el compuesto, ya que el TraiTack en este caso incluye un 25% de material reciclado en su composición, algo que también vimos en la Brooks Cascadia 17.

En lo que se refiere al patrón y disposición sigue presentando los mismos 49 tacos de 3’5mm. de altura. Unos tacos con mayor base de apoyo en todo el perímetro interno (zona de impulso y despegue) y más compactos en toda la zona media y perímetro externo.

Brooks Catamount 3.
Foto 6. Brooks Catamount 3. El emblema del TrailTack, compuesto propio de la marca

A excepción de los 4 tacos más adelantados hacia la puntera, el resto tienen una leve ranura en forma de V, pero es tan discreta y poco profunda, que es incapaz de llevar a cabo la función de otorgar una mayor movilidad al taco para conseguir una mejor adaptación en terreno duro o rocoso.

El comportamiento de esta suela me parece bueno en terrenos rotos, con roca y piedra, sin embargo, si lo que nos encontramos es terreno algo más suelto y descompuesto, en rango de acción del taco, y esos 3’5mm. pueden quedarse algo justos, al igual que en barro. Quitando estos 2 escenarios más blandos, en el resto de superficies cumple con buena nota. Incluso en zonas escarpadas y técnicas la suela me ha gustado mucho.

En zonas húmedas no es donde mejor se comporta. En este sentido, la adherencia en esas condiciones la situaría en la zona media o media alta de la hipotética tabla.

En lo que se refiere a la durabilidad, nada que criticar. Soporta bien la abrasión, ya que el taco no se descompone ni padece hasta el punto de presentar grietas. El desgaste se produce de una forma muy gradual, sin picos preocupantes.

Para contener el peso de la zapatilla, en un componente con tanta relevancia como es la suela, se ha eliminado material entre los tacos, un remedio para rascar algunos gramos, pero en absoluto se ha llevado al extremo por lo que de nuevo, no vamos a tener problemas de fiabilidad. De hecho, en mi unidad no hay ninguna zona despegada.

Foto 7. La suela de la Brooks Catamount 3, presenta vaciados entre los tacos para aligerar peso

Conclusión

La Catamount 3 va a ser una buena opción para el corredor al que la Cascadia 17 le parece algo pesada y rígida, y la Caldera 7 demasiado voluminosa y amortiguada. Por tanto, en esta Catamount 3, va a encontrar el equilibrio que tanto desea si tiene especial predilección por los ritmos altos, pues obtiene una protección que no dista tanto de la Cascadia, sin llegar a la Caldera, obviamente.

Esta Catamount 3 incluso (y bajo mi gusto personal) mejora la amortiguación de la Cascadia, que se le presupone un escalón por encima en amortiguación y distancia. Permite recorrer larga distancia, si el peso del corredor no está por encima de los 75-80kgs. Si es así, habrá que reconsiderar la distancia, y acortarla notablemente. Si el rango de peso es inferior a los 70kgs. me parece una buena opción incluso para ultras cortas.

La horma podríamos considerarla universal, a medio camino entre un modelo de competición y entreno.

En líneas generales, la Catamount 3 me gusta tal y como está, creo que la clave del comportamiento de esta zapatilla está en el equilibrio que se ha conseguido combinando todos los elementos, lo que a su vez hace de esta Catamount un modelo singular, lo suficientemente agradable para tenerla como zapatilla de entreno y lo suficientemente ágil y rápida para competir. 

También te podría interesar: Brooks Hyperion Elite V4. Estabilidad y ajuste sobresaliente

Para estar al día de toda la actualidad, síguenos en Instagram.

Compartir

Te puede interesar:

BinterNightRun
La BinterNightRun: correr bajo la luz de la luna y junto a la Concha… ¿hay mejor plan?
carbohidratos
Estrategias para tomar carbohidratos en los entrenamientos
Saucony Triumph 22
Saucony Triumph 22, más amortiguada todavía
Errores a evitar al correr un medio maratón
Errores a evitar al correr un medio maratón

Últimas publicaciones

BinterNightRun
La BinterNightRun: correr bajo la luz de la luna y junto a la Concha… ¿hay mejor plan?
carbohidratos
Estrategias para tomar carbohidratos en los entrenamientos
Saucony Triumph 22
Saucony Triumph 22, más amortiguada todavía
logo-corriendovoy

Desde 2008 ofreciéndote los vídeos y fotos de las carreras más importantes del panorama nacional.

¿Quieres que grabemos tu carrera?
¿Dudas, consultas, sugerencias?

© 2008-2024 Corriendo Voy