Liebre popular de la Vithas Marató de Lleida… ¡y quedo segundo!

La Vithas Marató de Lleida es la primera maratón de asfalto que se disputa en la provincia de Lleida. Organizada por l’Associació Esportiva Marató Lleida, con la ayuda del Ajuntament y la Diputació de Lleida. Carrera que se ideó en la época del Covid y que se ha podido llevar a cabo este año 2022. Pretende dar a conocer la provincia de Lleida por su exclusivo entorno rural. Pasando por los municipios de: Torre-Serona, Vilanova de Segrià y Benavent de Segrià.

Consta de un recorrido exigente con 164 metros de desnivel positivo y los mismos de negativo. Con salida en el Parc dels Camps Elisis de Lleida capital, transcurre junto a la cursa 10 km Ferreteria Albert Soler. La salida de la Marató de Lleida es la misma para las dos distancias y se comparten los 10 primeros km del recorrido por el centro de Lleida, totalmente llanos. Los corredores de distancia maratón siguen un exigente recorrido por las poblaciones vecinas con 164 metros de desnivel positivo que terminan en el km 28, en la población de Benavent de Segrià. Allí se da la vuelta y se afronta la bajada otra vez hasta Lleida capital.

Primera edición Maratón de Lleida

Al ser una carrera de nueva edición y con un recorrido tan exigente, congregó a 350 valientes en su línea de salida. Para ayudar a estos corredores a conseguir su objetivo deseado, la organización dispuso de un servicio de diferentes liebres. Una para 2h 45’ y, a partir de 3h, dos liebres por tiempo cada 30 minutos hasta las 4h 30’.

En mi caso particular, como corredor catalán, ya me hizo mucha ilusión desde el principio la idea de esta nueva maratón en el territorio de Lleida. Hasta ahora había competido en todas las maratones de asfalto que se habían hecho en Catalunya. Probar una nueva y en su primera edición, me apetecía mucho. Por ese motivo me puse en contacto enseguida con el director de carrera para ofrecer mis servicios como liebre en la prueba. Forma en que, al fin y al cabo, es la que me hace disfrutar más en las carreras, prestando mi ayuda al servicio del corredor. 

Me sorprendió que el director de carrera me comentara de hacer de liebre de un ritmo tan exigente como las 2h 45’. Mandé varios correos y tuve charlas con él, pero me ratificó de que quería una liebre para este ritmo. No me negué, sino al contrario, encantado de que contaran conmigo otra vez como liebre más rápida de un maratón.

Domingo 30 de octubre de 2022, Parc del Camps Elisis en Lleida capital. 8:45H, 17ºC de temperatura y con un cielo nublado. Salida oficial de la 1ª Marató Vithas Lleida, junto con los 10 km Ferreteria Albert Soler.

Empieza la Marató de Lleida

Salimos con el grupo de 2h 45’ a un ritmo de 3’55’’/km. Para mi sorpresa, el grupo de inicio es muy numeroso, más de 10 unidades. Que coincidiera con la salida del 10k tenía mucho que ver. En estos primeros 10 km por el centro de Lleida, había mucha animación, con algún grupo de música y mucha población echada a la calle. Voy llevando todos los parciales al ritmo objetivo (3’55’’/km) y no más rápido, ya que sabiendo lo que nos esperaba a partir de aquí. Quería que los corredores de la distancia maratón reservaran sus fuerzas para afrontar la parte más exigente más adelante.

Llega el km 10 y dejamos a un lado los corredores de esta distancia. En este punto, aun seguiremos 4 km más de llaneo por Lleida capital, antes de empezar la salida hacia las poblaciones vecinas. Aquí se reduce el grupo, quedándonos en 6 unidades. Observamos, al cruzarnos con los primeros corredores, que vamos detrás de la bicicleta que marca la tercera posición en la carrera.

En el km 15-16 salimos de Lleida y afrontamos el tramo duro de subida constante (lleno de pequeños falsos llanos) que va hacia las poblaciones vecinas. Se nos añade otro componente al grupo, éste no bienvenido: fuerte viento de cara. Y es que en una subida tan exigente de 164 metros positivos ,que va del km 16 hasta el 28 de la maratón, no nos deja de soplar ni un segundo con fuerte intensidad. En este tramo llevo a los corredores a un ritmo de 4’-4,05’/km, ya que con el viento de cara es bueno no forzar el ritmo y se puede recuperar perfectamente después en la bajada y con el viento a favor.

El grupo aguanta con 5 corredores hasta el km 25, donde llegamos a la última población (Benavent de Segrià), donde hay unos cuantos repechos que descuelgan a un par de corredores.

Por fin km 28. Damos la vuelta, ahora viento a favor y bajada. El grupo se reduce a 2 unidades y después uno solo, ya que uno de los corredores aprieta el ritmo al ver la bicicleta que marca la tercera posición en carrera a solo 50 metros.

El muro

Durante este recorrido por las poblaciones vecinas de Lleida, la verdad es que psicológicamente se hace un poco duro, ya que apenas hay gente animando. Tan solo al llegar a las poblaciones y en los avituallamientos marcados por la organización, cada 5 km.

Km 30. El corredor que iba en tercera posición abandona la carrera, por lo que pasa a la tercera posición el último corredor que he estado llevando en el grupo. Yo me mantengo en el ritmo pactado. Ahora de bajada y con viento a favor, es de 3’50’’ el km, para recuperar lo perdido en la subida y así poder cumplir la marca objetivo de 2h45’ en meta. Voy solo, pero marcando el ritmo que debo llevar para mi liebre.

Km 32. Seguimos bajando, pero con ciertos repechos, y me doy cuenta que manteniendo mi ritmo, voy recortando distancia a pasos cada vez más agigantados con el corredor que iba en tercera posición.

Km 35, casi entrando en Lleida ciudad otra vez, sobrepaso al corredor que iba en tercera posición, pero sin acelerar, manteniendo solo mi ritmo como liebre.

Un poco más adelante, en el avituallamiento del km 36, me dicen que voy en segunda posición, ya que el corredor que iba primero ha abandonado la carrera. Entramos en Lleida capital en el km 36-37. Aquí el recorrido es totalmente llano y se vuelve a ver gente animando. Sigo manteniendo el ritmo, ahora ya a 3’55’’ el km, porque ya hemos compensado el tiempo en la bajada para entrar en meta con el objetivo de 2h45’.

En esta parte del recorrido, hasta el km 39, veo que mi distancia con la tercera posición de carrera ha aumentado mucho, ya que no veo en los giros al corredor.

En el km 40 cruzamos el puente del rio Segre a su paso por la capital, y de allí enfilamos una recta muy larga que nos llevará hasta “Els Camps Elisis”, en el km 41. Después de un par de rotondas, llego al km 42 justo en el polígono donde se ha dado la salida de la carrera.

Últimos 195 metros para completar el recorrido del maratón. Está lleno de público que espera la llegada de los corredores. Recibo muchas muestras de ánimo de todos los presentes. Últimos 50 metros disfrutando del calor de la gente y agradeciéndoles el apoyo recibido.

Acabada y… ¡podio!

Meta: 2h 44’15’’. Objetivo cumplido, llegamos por debajo de las 2h 45’. Otra vez feliz por cumplir con mi cometido de liebre. Pero aún incrédulo por el resultado final, segundo clasificado general del maratón.

Me espero en meta a la llegada de los corredores a los cuales he podido ayudar en mi labor de liebre hasta el km 25. Estos van llegando hasta la 7ª posición de la general y recibo de cada uno de ellos su agradecimiento por haberlos llevado en ritmo mientras sus fuerzas se lo han permitido.

Esta es la victoria más grande para una liebre, que los corredores reconozcan tu buena fe y que has podido ayudarle mientras los has llevado en grupo. Para mí esto es mejor que el resultado final.

Entradas recomendadas