Manual buenas maneras carrera

Por desgracia, a día de hoy continuamos viendo algunos comportamientos incívicos en las carreras populares. Para una convivencia agradable entre todos los participantes de una prueba es necesario que se respeten ciertas normas no escritas. Son actitudes que van más allá del reglamento de la propia carrera, conductas personales que ayuden a mantener un buen clima entre los presentes y evitar situaciones desagradables. A continuación te ofrecemos un ‘Manual de buenas maneras en carrera’ que debemos interiorizar todos los corredores.

▪ Elige el cajón acorde a tu tiempo estimado

Una de las reglas básicas para todo corredor es la de ubicarse en el cajón correcto de salida. Por empatía con los demás, para no interrumpir el ritmo de nadie durante el primer kilómetro, debemos entrar al cajón correspondiente a la marca que tenemos estimada. De hecho, si no vamos a por marca, es más prudente salir algo atrasados que hacerlo delante y molestar a quienes sí van con un carácter más competitivo.

▪ No te cruces por delante de otro corredor

Asimismo, una vez estemos en carrera, hay que tratar de correr de la manera lo más lineal posible, sin hacer diagonales de un costado a otro, o al menos no cuando podamos molestar o entorpecer a otro corredor. Es frecuente ver caídas de algunos participantes por culpa de un corredor que se cruza de manera inadecuada. Hay que tener especial cuidado en las curvas, donde a veces se forman embudos y tenemos que bajar un poco el ritmo. Con un poco de empatía se solucionará pronto el “atasco”.

▪ No lances las botellas de agua por encima de otros participantes

Cuando hayamos terminado de beber agua de la botella recibida en el avituallamiento, debemos deshacernos de ella de una manera cuidadosa. Si vamos por la parte central de la calle, lanzarla por encima de los demás corredores no es una solución. La idea es acercarnos hasta uno de los costados y dejarla cuidadosamente en un lugar que no moleste a nadie.

▪ No tires los desperdicios fuera de los lugares habilitados

De igual modo, la mayoría de carreras cuentan con un protocolo de limpieza e incluso de reciclado de los envases y desperdicios. Respétalo y coloca cada desecho en su lugar, no lances las botellas vacías o los envoltorios de los geles en el primer sitio que pilles.

▪ Coge las unidades de fruta o bebida que te correspondan

Por respeto y empatía con los demás participantes, no debemos “arrasar” cuando llegamos al avituallamiento de meta. En ocasiones coger dos botellas de isotónica significa dejar sin la suya a otro corredor. Coge las unidades que te pertenezcan y, si es necesario, pregunta a los voluntarios para saber si puedes “repetir” producto.

▪ No recortes al pasar por las esquinas

Es engañarse a uno mismo y, a la vez, faltar el respeto a los demás participantes y a la propia competición. La idea es correr por dentro del itinerario y tener una marca legal y acorde a nuestro esfuerzo. No recortes unos segunditos pasando por encima de la acera o en las esquinas del circuito. Es autoengaño y lo sabes.

▪ Avisa cuando haya coches o algún inmueble callejero

Por compañerismo y educación, avisa cuando inesperadamente haya coches aparcados al girar alguna esquina o aparezcan los separadores del carril-bus o cualquier otro elemento callejero (farola, banco, papelera, etc). Basta con señalarlo con el brazo para que los participantes que llegan por detrás de ti entiendan la indicación y guarden precaución.

▪ No tapones el recorrido si corres en grupo

Si corres en grupo, no lo hagas de tal manera que taponéis la calle y los demás corredores que lleguen por detrás se queden sin espacio para adelantar. Los adelantamientos en pruebas urbanas son habituales desde el principio hasta el final; hay que facilitarlos.

 ▪ Evita molestar después de cruzar la meta

Es habitual querer esperar tras llegar a meta a algún compañero o amigo que está corriendo y viene por detrás de nosotros, pero si todos hacemos eso, formaremos un tapón innecesario junto al arco de meta. Estaremos molestando la entrada a otros corredores y seguramente entorpeciendo a los trabajadores de la organización o los sanitarios, que necesitan ese espacio despejado.

También te puede interesar: La carrera que te devuelve el dinero del dorsal si llegas a meta

Entradas recomendadas