Diccionario del (friki)runner
Diccionario del (friki)runner: el drop

¿En la última review que las leído de unas zapatillas, hay términos que te han sonado a nombre de componente electrónico? ¿Mientras el dependiente de la tienda te explicaba las virtudes de una zapatilla, en tu mente sonaba un chimpancé tocando los platillos? No pasa nada, ¡para eso estoy yo! Te aclaro rápidamente los conceptos esenciales y más utilizados.

No es extraña tu sensación. Si todo la evolucionado a un ritmo frenético, nuestro deporte no ha sido ajeno a esos cambios. Fruto de esa evolución -y en consecuencia-, avance en el campo tecnológico, han nacido, y se han popularizado conceptos a los que había que darle nombre. Posiblemente palabras como drop, rocker, flare, y algún otro, te parecerán cuanto menos, extraños. Así pues, paso a explicarte de forma sencilla, qué significa cada uno de estos términos, para que a partir de ahora, los acabes interiorizando, teniendo claro, que acabarás usando con total normalidad. Vamos allá.

Drop

El término más usado. Curiosamente, hace años, era un dato irrelevante. Incluso no figuraba entre las características en los catálogos del fabricante. Era un dato fantasma. Sencillamente, no existía. Hoy, es más relevante saber el drop, que el peso de la zapatilla.

Cuando hablamos de drop, nos estamos refiriendo a la diferencia de altura que hay entre la parte central de los metatarsos, y la zona central del talón, expresado en milímetros. Por ejemplo, si la mediasuela (amortiguación) en la zona de los metatarsos tiene una altura de 20 milímetros, y en el talón 30, diremos que la zapatilla tiene un «drop 10».

Actualmente hay un amplio espectro de medidas, que van desde el drop 0 (es decir, una zapatilla totalmente plana), al drop 13 (es como si tuviese una alza trasera).

Es un dato de gran relevancia, ya que en función de la técnica de carrera del usuario y también, de sus preferencias, hará que un modelo pueda quedar descartado, o resultar elegido.

¿Qué ventajas puede ofrecer un drop u otro? Tan solo esta pregunta ya requiere un artículo específico, pero grosso modo, y muy, muy resumido, te dire que el drop alto facilita (e incluso propicia) la entrada de talón (generalmente corredores con menos experiencia), y las de drop bajo, serían las ideales para el corredor con buena técnica. Pero insisto, esto es resumido en extremo. A partir de ahí, y profundizando en el tema, veríamos como unas medidas aportan beneficio en la flexión de Aquiles, y gemelos, y otras favorecen a las rodillas y evitan su sobrecarga.

Flare

Es el material que sobresale perpendicularmente, respecto al eje vertical de la zapatilla. Hay modelos en los que la amortiguación, e incluso los tacos de la suela (en casos de las zapatillas de montaña), sobresalen. Lo notamos visualmente cuando las calzamos y vemos que «asoma» la amortiguación por los lados.

Esta característica tiene cualidades relativas, ya que una mayor anchura, no siempre (ojo a esto: no siempre) proporciona mayor estabilidad. Y esto es así, porque para obtener mayor estabilidad, influye el chasis de la zapatilla, y la sujeción que sea capaz de proporcionar, pues además, esa sujeción será lo que de esa primera sensación de aplomo y precisión.

Como ves, son muchos los factores que intervienen para determinar el comportamiento de una zapatilla.

Diccionario del (friki)runner
Diccionario del (friki)runner: el flare

Foot Bed

El foot bed es la base interior de la zapatilla, es decir, lo que vemos cuando extraemos la plantilla interior, y donde vemos unas costuras espaciadas y largas.

También se le conoce como Strobel Board, pues la máquina con la que se cose esa zona, precisamente se llama Strobel.

En el Foot bed, se utilizan diversos materiales, aunque para ofrecer una mayor amortiguación, algunas marcas utilizan una capa de EVA (polímero termoplástico) de hasta 3 milímetros de grosor, lo que sin duda, sumado a la plantilla, y la propia amortiguación principal de la zapatilla, redunda en mayor percepción de confort.

Diccionario del (friki)runner: el footbed

Perfil

En ocasiones se suele confundir perfil con drop, y son conceptos diferentes. Es decir, podemos tener una zapatilla con perfil alto, y drop bajo. Por ejemplo, los modelos actuales maximalistas, como Hoka, o algún modelo de Saucony, ofrecen perfiles de 32 milímetros en metatarsos, y 36 en el talón, lo que da un drop de tan solo 4 milímetros. Por lo tanto, vemos que ambos conceptos, son perfectamente compatibles y complementarios.

Los modelos con perfiles altos, van orientados generalmente hacia el confort y habitualmente a largas distancias. Aunque también encontramos modelos para distancias medias, con perfiles altos. Los modelos de perfil más bajo, siempre se han asociado a la competición y al rendimiento. Sin embargo, actualmente, los modelos de competición rebasan de forma habitual e incluso ampliamente los 30 milímetros de perfil.

Diccionario del (friki)runner
Diccionario del (friki)runner: el perfil

Rocker

Se refiere al efecto «balancín». Esto lo vemos inmediatamente cuando observamos la zapatilla de perfil, pues la puntera y el talón ofrecen una curvatura elevada, de forma que prácticamente unos pocos centímetros en la zona media están en contacto con el suelo.

La misión principal de esta geometría, es hacer que la transición sea más fluida y natural, aprovechando esa curvatura, como si de una rueda se tratase, de modo que el despegue se produzca con menor esfuerzo por parte del atleta.

Normalmente, los modelos que ofrecen esta geometría, son los que presentan perfiles más altos.

Diccionario del (friki)runner
Diccionario del (friki)runner: el rocker

Rock Plate

Esta denominación la encontraremos únicamente en los modelos de trailrunning, pues en definitiva, se trata de una protección que va insertada entre la suela, y la mediasuela, con el objetivo de protegernos de rocas, raíces y cualquier elemento agresivo que encontremos en un recorrido de montaña.

Estas protecciones pueden ser de nylon, TPU (Poliuretano termoplástico), PU (Poliuretano), Pebax, etc. Las marcas intentan que esta protección sea efectiva para cumplir con su cometido, y que a su vez, la zapatilla no presente una rigidez excesiva.

Las marcas se encargan de especificar en sus catálogos qué modelos están dotados con esta protección. Normalmente, la encontramos en gamas medias, y altas.

Diccionario del (friki)runner: el rockplate

Upper

Un término también muy habitual, y que prácticamente no tiene una traducción literal, por lo que la denominación «cubierta», sería la más adecuada.

Por lo tanto, como upper conocemos toda la parte superior de la zapatilla. Todo el textil, protecciones encoladas, cordonera, lengüeta y zona talonar.

El upper en gran medida determina la calidad y precio de la zapatilla. Cuanto más elaborado luce, más elevado será el precio de la zapatilla. Hay modelos de montaña con tejido Matryx (derivado del Kevlar), con precios bastante elevados.

También te podría interesar: Saucony Tempus. Análisis y opinión

Entradas recomendadas