Cómo afrontar la visita al fisioterapeuta

La visita al fisioterapeuta para mantener nuestras piernas en óptimas condiciones va a ser un pilar importante en nuestra rutina de entrenamiento para afrontar nuevos entrenamientos y lograr los objetivos propuestos.

Los corredores que no sois habituales al fisio, os animo a probarlo a pesar de no arrastrar molestias o dolor muscular.

A menudo no somos conscientes de la pesadez y la sobrecarga muscular, pues muchas veces nuestro cuerpo va asimilando y asumiendo la normalidad de la sobrecarga.

La sensación de ligereza de piernas después de visitar el fisio es del todo agradecida tanto físico como mentalmente.

¿Cada cuánto debo ir al fisio?

La visita al fisioterapeuta van a depender de nuestra carga de entrenamiento. Si nuestros entrenamientos no son muy intensos, estamos en una fase de mantenimiento o estamos lejos de nuestros objetivos podemos ir al fisio una vez al mes.

Cuando las series empiezan a ser intensas o acumulamos bastantes kilómetros a la semana puede ser recomendable acudir al fisio 1 vez cada 15 días. Los más exigentes van a visitar el fisio incluso semanalmente.

Tipos de tratamiento

En el fisio podemos recibir muchos tipos de tratamiento. En este artículo hablaremos de los 3 tipos de tratamiento con masaje enfocado a la actividad deportiva: un tratamiento específico de una lesión (la cual ahora no detallaré), un masaje de descarga o un masaje de recuperación.

Masaje de descarga

El masaje de descarga será aquél enfocado a rebajar la tensión muscular, eliminar las sobrecargas y zonas más tensas y aquellas molestias que nos acompañan al día a día.

El masaje puede ser intenso. En algún momento puede doler, pero debe ser tolerado por el paciente. Si duele demasiado pídele al fisio que baje la intensidad, quizás habrá que hacer una segunda sesión dentro de unos pocos días.

No te extrañe que el día siguiente estés algo dolorido, como unas agujetas, en especial aquellas zonas donde se ha incidido más. En 24h o poco más debería desaparecer.

Este masaje debe hacerse lejos de una sesión de alta intensidad, a poder ser por lo menos 48h antes de unas series. El masaje de descarga precompetición (considerando un domingo) sería ideal hacerlo un lunes o martes, si ya conoces tu cuerpo y recuperas rápido incluso podrías hacerlo un miércoles.

Es recomendable hacer una sesión suave de trote el día siguiente del masaje de descarga, las piernas estarán algo doloridas y un trote mejorará la circulación sanguínea y favorecerá una pronta recuperación.

Otra opción post masaje, es aplicar alguna bota de recuperación de presoterapia o si el masaje ha sido muy intenso agua muy fría.

Masaje de recuperación

El masaje de recuperación es aquél que recibimos después de una actividad deportiva, generalmente lo asociamos después de la competición.

Los típicos servicios de masaje post competición pueden ser una buena herramienta si hemos sufrido algún problema muscular o para drenar un poco el edema y los residuos de la destrucción muscular debido al esfuerzo.

Estos masajes deben ser suaves y bastante más globales sobre toda la pierna. Si hay algún músculo más dolorido se pueden hacer presiones amplias sobre él, pero es importante no provocar dolor ni profundizar demasiado, el músculo ya está suficiente dañado e inflamado del esfuerzo.

Será a partir del tercer día después de competir cuando haya bajado la inflamación y podemos ser más agresivos en el masaje.

Botas de recuperación

Las botas de recuperación de presoterapia son una alternativa genial para este tipo de recuperación y pueden ser un sustitutivo más que válido al masaje de recuperación. ¡Te animo a probarlas!

Aprovecha la sesión, consulta en tu visita al fisioterapeuta tus dudas, visualiza tus entrenos y competiciones o simplemente relájate, ¡siéntete importante!

Texto de Oriol Vilaplana, fisioterapeuta col. 6253

Más info en Clínica Miostaf

También te podría interesar: 4 ejercicios de isquiotibiales para prevenir lesiones

Entradas recomendadas