Cintilla iliotibial. Qué es y como tratarla
Cintilla iliotibial. Qué es y como tratarla

La inflamación de la cintilla iliotibial, también conocida como tendinitis de la fascia lata o “rodilla del corredor” , es una lesión bastante habitual en corredores e incluso caminadores de larga distancia.

Para entender esta lesión es muy interesante conocer la anatomía. La cintilla iliotibial es una banda de tejido conectivo (con alto contenido de colágeno) que une la rodilla con nuestra pelvis. Recubre toda la zona externa del muslo pasando por encima del vasto externo del cuádriceps. Esta cintilla, en la zona de la pelvis contiene el músculo tensor de la fascia lata. Es del tamaño de un puño y al contraerse tensa la cintilla con la ayuda del músculo glúteo mayor.

¿Cómo es la tendinitis de la cintilla iliotibial?

La inflamación de la cintilla iliotibial se localiza justo al lateral de la rodilla, donde puede friccionar con el cóndilo femoral lateral debido a un exceso de tensión. El dolor aparece al correr des de un inicio en frío y a medida que calentamos irá disminuyendo.

Cuando llevamos ya unos minutos de carrera puede volver a aparecer por sobrecarga acentuándose en cada impacto llegando a obligarnos a parar. Al enfriarse después del ejercicio volverá a molestar. Como toda inflamación, conlleva hinchazón y a veces rubor en la zona. La palpación va a ser bastante dolorosa y muy localizada en la zona.

El perfil del corredor con cintilla iliotibial es un corredor con una mecánica de hiper pronación. Un varo de rodillas muy exagerado (piernas arqueadas hacia fuera) también pueden favorecer este tipo de lesión. Son dos aspectos mecánicos que llevan a una sobretensión de la cintilla y un exceso de fuerza del músculo tensor de la fascia lata que le provocará una sobrecarga y una posible inflamación a nivel de rodilla.

Lesiones que se pueden confundir con una tendinitis de la fascia lata

Una sobrecarga del vasto externo también puede provocar dolor en la cara externa de rodilla. Incluso a veces, la sobrecarga coincide a nivel más profundo con el recorrido de la fascia lata.

Muchas veces las fibras más distales del vasto externo refieren dolor hacia la cara externa de la rodilla confundiendo el dolor con la tendinitis de la fascia lata.

La sobrecarga de fibras anteriores del glúteo medio también puede referir dolor a la cara externa de la rodilla.

Es por estas razones que la exploración mediante la palpación y, si se considera necesario, alguna prueba por imagen, pueden ser claves para escoger el tratamiento adecuado.

¿Cómo tratarla?

Para tratar la cintilla debemos tener en cuenta la inflamación a nivel de rodilla y la sobrecarga de toda su estructura.

A nivel local, en la rodilla habrá que aplicar hielo entre 10min y 20min. Después de la actividad física o al finalizar el día pueden ser 2 buenos momentos para aplicar el hielo.

Se debe descargar toda la musculatura del muslo, en especial el propio tensor de la fascia lata, el glúteo mayor, el vasto externo y el glúteo medio. Los estiramientos, ejercicios con un rulo de foam o el automasaje, pueden servir de ayuda, aunque a veces pueden ser algo dolorosos.

Es recomendable bajar el ritmo de carrera a pie, e incluso dejar de correr por un tiempo si el dolor es muy invalidante. Buscar actividades alternativas al correr, sin impacto: bici, natación, elíptica, etc.

Debes revisar el calzado. Que no esté muy desgastado o deformado. Si eres sobre pronador hay que buscar un calzado con un buen sistema de estabilidad en su parte interna, o acudir al podólogo para colocar plantillas.

Fortalecer los músculos de la cadera, principalmente el glúteo mayor y medio nos ayudarán a estabilizar la mecánica de carrera y prevenir de nuevo la lesión.

Si el dolor persevera más de una semana, es aconsejable acudir al fisioterapeuta para explorar y encontrar posibles causas biomecánicas, realizar una buena descarga muscular y aplicar terapia antinflamatoria y regeneradora de los tejidos.

Texto de Oriol Vilaplana, fisioterapeuta col. 6253

Más info en Clínica Miostaf

También te podría interesar: ¿Por qué me crujen las rodillas?

Entradas recomendadas