Características que influyen en la comodidad de una zapatilla
Veamos que características influyen en la comodidad de una zapatilla

Si te pregunto si es cómodo tu sofá o cama, estoy seguro que me responderás afirmativamente. Además, de forma rotunda.

Obvio, se adapta a ti, y tú a él, o a ella. Y es que al hablar de comodidad lo estamos haciendo de un aspecto totalmente subjetivo.                                                                                                   Una misma silla puede resultar cómoda o incómoda según la altura, peso, y fisonomía del individuo. ¡Incluso un bolígrafo, según la forma de sujetarlo!

Cuando hablamos o leemos sobre calzado, se pone de relieve la comodidad. Es uno de los argumentos de venta, e incluso, según el modelo, su principal activo. Pero, ¿en qué consiste la tan halagada comodidad?

Veamos los aspectos que pueden influir en ella, para bien o para mal, ojo. Aunque eso, en parte dependerá -como decía más arriba- de tu fisonomía, e incluso, de tus preferencias y gustos.

La talla

Parece obvio que la correcta elección de la talla, es una de las características que influyen en la comodidad de una zapatilla, es decir, va a resultar determinante para  disfrutar de un calzado cómodo, ¿verdad?. La cuestión, es que paradójicamente, no se le da la importancia que merece. En ocasiones, un “baile” de medio número más, o menos, puede hacer que las sensaciones sean muy diferentes.

Te pongo un ejemplo: en mi caso, en el calzado de calle, utilizo un 42, pero en zapatillas de correr, suelo calzar un 44, y en ocasiones el 44’5.

Por lo tanto, siempre recomiendo y defiendo la compra en tienda. Poder probarte un número (o medio) por arriba o por abajo, te dará una visión amplia, y por tanto, avanzamos en la dirección para realizar una correcta elección.

Ten en cuenta, que incluso dentro de la misma marca, hay variaciones de hormas, y también de tallaje. Por lo que no te confíes en tus compras on-line, aunque seas usuario habitual de una marca.

Si en tu caso, tienes el pie especialmente ancho, puedes optar por modelos con horma amplia. Marcas como Brooks, Salomon y Hoka, disponen de anchos especiales (2A o Wide, según la marca). El problema, es que son modelos que generalmente no están en las tiendas, y se suministran bajo pedido. 

Afortunadamente, no se incrementa el precio en ancho especial.

La transpirabilidad

Otro aspecto que nos va a dar sensación de confort. Un modelo con upper o cubierta muy tupida, puede causar congestión, especialmente si nuestra actividad es intensa, y la temperatura ambiente es alta.

Por lo tanto, ten en cuenta donde vives -y entrenas-; las temperaturas, lluvias, etc..

En función de esto, puedes  considerar o descartar modelos impermeables, si vives en zonas cálidas con pocas lluvias, o mallas excesivamente abiertas, con facilidad de entrada de flujo de aire, si las temperaturas son bajas.

La plantilla interior

Este elemento está injustamente infravalorado, y no podemos dejar de tener en cuenta, que es parte esencial de la sensación de confort y comodidad, ya no solo en la primera puesta (que también), sino en toda la vida útil de la zapatilla.

Este elemento es uno de los grandes responsables de la amortiguación de la zapatilla. Por tanto, si utilizas plantillas personalizadas, es más que probable que pierdas parte de ese confort, pues hay modelos en los que dicha plantilla presenta grosores de entre 5 y 6 milímetros.

Así pues, no es difícil llegar a la conclusión, que prescindiendo de ese elemento, perderás un punto de la tan ansiada comodidad.

Zapatillas con soporte (estabilidad)

Si a causa de tu pisada necesitas una zapatilla con cierto soporte, te aconsejo que pruebes varias opciones. Cada marca tiene su propio sistema de estabilidad. Algunas presentan estructuras contundentes insertadas en la mediasuela, y otras optan por combinar diversas densidades de espuma. 

Si bien es cierto que hay varios sistemas y que algunos son más intrusivos (correctores) que otros, es conveniente que compares sensaciones. Varía mucho de una marca a otra. Tenlo en cuenta.

Y finalmente, el drop

Si, el drop. No podía faltar el omnipresente drop. Otra de las características que influyen en la comodidad de una zapatilla. Y es que en función de tu tipo de pisada, (y musculatura) puedes notar mucha diferencia entre zapatillas con diferente inclinación del talón respecto a los metatarsos (en definitiva, eso es el drop, la “caída).

Si eres consciente de que tu primer impacto contra el suelo lo realizas con el talón, una zapatilla de entre 8 y 12 milímetros te resultará cómoda. Ya no solo en estático, sino corriendo (en dinámico).

Si estás trabajando tu técnica de carrera y por tanto,  tus objetivos van sin duda en esa dirección, considera un drop de 6 o menos.

Aun así, compara entre varios modelos, y presta atención al «feeling» que te da uno y otro. Para mi esa sensación, es importante. La experiencia me ha demostrado (salvo alguna excepción) que lo que me ha dado buenas sensaciones de primeras, no tendrá motivo par dejar de hacerlo en adelante.

Así pues, he desglosado algunos de los aspectos que pueden influir en la sensación de comodidad de una zapatilla. En esos factores que pueden hacer que digas “wow”, y que acaben determinando tu compra.

Existen otras variables como el peso, la amortiguación y el uso, que también tienen gran importancia. Pero eso, te lo explicaré en otro artículo.

También te podría interesar: ¿Cómo elegir tus zapatillas de running?

Puedes estar al día de todos nuestro contenidos siguiéndonos en Instagram.

Entradas recomendadas