NNormal Tomir. De Kilian Jornet al resto de mortales
NNormal Tomir: de Kilian Jornet al resto de mortales. 2 combinaciones de color de la Tomir

No me cabe duda que los modelos de NNormal van a ser las zapatillas de 2022. ¿Las mejores? De momento no lo sé, pero lo que sí pude comprobar in situ, es la cantidad de público que se acercó al stand de NNormal en la Expo Village de UTMB, donde la marca tenía expuesto su Santo Grial.

¿Hay mejor sitio para presentar algo que en la feria del UTMB? Rotundamente no. Es el mayor escaparate. También el más caro, unos 8000 euros (redondeando) la semana el stand de NNormal de lunes a viernes.

Pero las marcas saben que han de estar presentes en UTMB. Si además, tu corredor estrella (y qué narices, co-propietario de la marca) gana el puñetero UTMB, date con un canto en dientes y báilate La Macarena.

La Kjerag de las que ya te hablé en este artículo, se presentó como una zapatilla prestacional, muy orientada a la performance, al rendimiento. Es un “purasangre”.

Y posiblemente, para dar un volteo por el monte, o estirar un poco las piernas y despejar la mente porque hemos tenido un día algo ajetreado (por utilizar términos amables), tampoco necesitamos las zapatillas con las que Kilian bajó de las ansiadas 20 horas en UTMB.

Conscientes de que un altísimo porcentaje del público, no busca el modelo más exclusivo del catálogo (de cualquier marca), pues normalmente se muestra más pragmático (aunque el cerebro reptil tira hacia lo radical, a lo caro, a lo elitista, cual urraca a lo brillante), era necesario que la marca ofreciera un modelo para todos los públicos. 

Así que…voilà: Tomir para todos.

Vayamos por orden

¿Tenían que lanzar al mercado la Kjerag, la zapatilla con la que hemos visto ganar a Kilian en Zegama, Hard Rock y UTMB, en primer lugar?

Lógico, no hemos inventado la rueda, se llama marketing. Había que despertar interés para crear una necesidad. Fácil y seguro. Y a las pruebas me remito.

La zapatilla más fotografiada de UTMB.

NNormal Tomir: de Kilian Jornet el resto de mortales (o la opción racional)

La Tomir (montaña de 1.103 m situada en el noreste de la Serra de Tramuntana, en Mallorca) es la opción más terrenal, acorde con el nivel de la mayoría de los que salimos al monte, sea a entrenar, sea con un dorsal (y a nuestro ritmo, oiga).

Si el modelo de carreras presentaba perfiles algo más bajos (17 milímetros en metatarsos y 23 en talón) y un drop  6, la Tomir sube su altura hasta los 23 milímetros en metatarsos y 31 en talón, ofreciendo por tanto “un trotón” drop 8.

Así pues, para rodar cómodo, protegido y con la sensación de seguridad que da su suela, y tira millas.

Sinergias de alto nivel

En NNormal tienen claro que han de rodearse de los mejores (no solo a nivel atlético, sino de sinergias empresariales y colaborativas), por ello, al igual que su hermana flaca, esta Tomir también monta suela Vibram, en su variante Litebase, muy ligera, algo más fina en su base, a pesar de un potente y pretencioso taco.

Tuve la porción de caucho en la mano, gracias al despiece que había disponible en el stand, y el peso es real y sorprendentemente bajo.                                                                                                                                                   No podemos obviar que la suela, es porcentualmente el elemento más pesado de una zapatilla. Por tanto, bajar peso en esa parte, repercute exponencialmente en el conjunto final.

No es un diseño exclusivo, de hecho, en los talleres de reparación de calzado, es una suela que está disponible para poder resolar tus zapatillas.

Precisamente con esta suela Vibram, tengo resolada unas zapatillas, y me pareció extraordinaria ya en los primeros kilómetros. Cuando la metí en faena, despejé las dudas; era realmente extraordinaria.

Nada molesto si el suelo es duro, y solvente en extremo cuando nos aventuramos sobre superficies blandas y resbaladizas.

Personalmente, habría invertido la decisión, es decir; dejar este diseño más agresivo para la Kjerag, y la que monta ésta, algo menos radical, para la NNormal Tomir.

Creo que encajaría mejor con la identidad de cada uno de los dos modelos. Pero bienvenida sea, no le vamos a arrugar la nariz, ni mucho menos.

La cubierta: un guiño a las raíces

Cuando vi este modelo en el stand de NNormal, lo primero que le dije a la CEO y a uno de los responsables de Camper, es la clara inspiración en los modelos de casual que la marca fabricaba a principios de los 2000.

Ese hilo grueso visible de forma deliberada, que une upper con entresuela, es una ráfaga que nos devuelve al pasado,  en una mezcla que deja entrever los orígenes de la marca madre en Mallorca, cuando todavía las máquinas de coser iban a pedales, y el hilo se amontonaba en madejas.

Me parece una mezcla acertada, fusionando las raíces, con el presente. A quien no le guste, que no olvide que hay pizza con piña.

Esta Tomir, estará disponible a partir de octubre a un precio de 150 €. Habrá una versión impermeable, y otra de media caña, de corte más andarín, para los que buscan un producto más enfocado al trekking, o fast hikking.

Más información en la web de NNormal.

NNormal Tomir: de Kilian Jornet al resto de mortales
NNormal Tomir: de Kilian Jornet al resto de mortales

Entradas recomendadas