Liebre Maratón de Londres 2022

¿Y cómo un chico de Barcelona hace de liebre de 3:00h en la Maratón de Londres 2022? Con persistencia, ilusión y un poco de suerte es el resumen. 

Conocí a Marc Gispert en 2014, cuando estaba en el departamento deportivo de la Marató de Barcelona. Entre una de mis tareas era coordinar el equipo de liebres. Y fue allí cuando lo conocí. Un tipo callado, muy alto y que calza un 48 de pie. Lo que más me gusta de él es su profesionalidad en todo lo que hace. Cuando me comentó que iba a hacer de pacer de la Maratón de Londres, me alegré mucho por él. Es algo que le debe hacer ilusión a cualquier corredor y más que en los últimos años se ha dedicado en tantñisimas carreras a ayudar a los demás. Y me alegré mucho por los lectores cuando me preguntó si podría compartir sus vivencias en Corriendovoy. Aquí va su testimonio:

Para ser liebre, pacemaker o práctico de una carrera, el primer paso va con el carácter. Debe gustarte ayudar a los demás. Y la empatía es una calidad que se ha perdido bastante en la sociedad de hoy. No se trata solo de correr. Se trata de intentar marcar un ritmo constante para que el máximo número de gente pueda seguir para conseguir el objetivo de tiempo que se propone.

Qué es ser liebre en un maratón

Sin embargo, no se trata solo de marcar el ritmo. Correr es la parte fácil. Tienes que estar centrado en que el corredor solo se centre en su esfuerzo personal. Es decir, darle indicaciones de cómo debe afrontar todos los tramos del recorrido (subidas, bajadas, giros, obstáculos). Ofrecerle avituallamiento en todos los puntos que facilita la organización para que no tenga que estar pendiente de cogerlo. Ofrecerle la espalda en todo momento para que pueda tomar el rebufo y protegerse del viento. Y, por último, informar durante la carrera del ritmo que estamos llevando y todos los pasos kilométricos o millas.

Pacer Marató Barcelona

Se hace de liebre por vocación. Y se consigue a través de contactos y gente guapa que te vas encontrando por las carreras donde ejerces.

Mis inicios fueron en el maratón de Barcelona hace 8 años (2014). A través de un amigo que tenía en el trabajo, pude entrar en el equipo de liebres porque les faltaba alguien para marcar el tiempo de 2h45 min. Yo ya llevaba 3 ediciones consecutivas del maratón de Barcelona siguiendo a las liebres de 2h45 min (una de ellas mi compañero de trabajo) como corredor popular.

A partir de esa experiencia, muy gratificante y enriquecedora, empecé a participar en diferentes maratones como liebre. Primero catalanas, como en Tarragona. Y después españolas, como la de Donostia San Sebastián, donde contacté con mi compañero liebre de 2h45min, que había estado en Roma, para poder dar mi salto internacional el próximo año.

Liebre Maratón de Barcelona

El maratón de Roma fue increíble como liebre de 2h50 min. Ciudad eterna de ensueño y grandes compañeros italianos, que me facilitaron la integración. Así fue como conocí a la coordinadora de las liebres del maratón de Roma, que quedó muy contenta con mi trabajo. Ella tiene muchos contactos con los organizadores de los diferentes maratones internacionales. 

Maraton de Roma

Como conseguí ser pacer en Maratón de Londres 2022

Gracias a su gestión, pude inscribirme en el sorteo de plazas para hacer de liebre en el maratón de Londres de este año 2022. El pasado mes de junio me confirmaron que me aceptaban en el equipo. Pero Londres son palabras mayores, sería la primera «major» (del circuito de los 6 maratones más importantes del mundo). 

Hasta la fecha del maratón, su coordinador nos ha estado preparando con diferentes reuniones telemáticas. Nos explicaba todas las pautas de conducta que debíamos seguir como liebres en un maratón tan importante.

El primer paso fue hacer de liebre de 1h 20 minutos en el medio maratón de Londres (The Big Half), que se realizó un mes antes del maratón. Me fue muy bien para tomar experiencia y adaptarme al sistema de medida del Reino Unido que son las millas. Me costó bastante la adaptación porque estoy acostumbrado a marcar el ritmo por kilómetro y allí se me descuadró un poco. Sin embargo, entré en tiempo en meta.

Pacer Londres
Pacer Half London

Allí es importante respetar el tiempo por milla, el paso por mitad de carrera y el tiempo final. No puedes salirte del ritmo marcado con un margen de 30 segundos a 1 minuto, porque si no, no te dejan participar en el maratón. Al terminar la carrera te envían un resumen de tus parciales de ritmo por milla y si no has cumplido con lo que te han propuesto estás fuera del equipo de liebres del maratón.

¡Conseguido! Soy liebre oficial de la Maratón de Londres 2022.

La aventura comienza con el vuelo hacia Londres el sábado por la mañana (como no soy profesional de esto, debo trabajar durante la semana). Llego al aeropuerto de Gatwick, de allí tren hacia el centro de Londres y metro hasta la Expo del maratón. Exposición enorme e impresionante llena de marcas, organizadores, nutrición, conferencias, prevención de lesiones, etc…del mundo del running.

Allí me quedo toda la mañana en el stand de las liebres (pacers). Me dan la ropa y las zapatillas que tendré que llevar el día de la maratón. Todo del esponsor principal de la maratón, New Balance. Nos daban zapatillas y ropa tanto para la media como para el maratón, pero a mi me las dieron ahora porqué se equivocaron de talla y no las pude tener cuando fui al medio maratón.

Ropa liebre Londres
New Balance London

Estuvimos informando a todo el que se acercaba al stand de nuestro trabajo. Olas de salida y liebres más indicadas para cada corredor. Paso una mañana muy ajetreada informando, junto con mis compañeros ,a todo aquel que lo necesite porque está muy lleno de gente.

Expo London Marathon

Al terminar, recojo mi dorsal. Las piernas se resienten por estar todo el día de pie. Pero estoy bien preparado. Vuelvo a tomar el metro y a cruzarme todo Londres para ir al apartamento donde me alojaré una noche, situado junto a Hyde Park. Dejo el equipaje y salgo a rodar por Hyde Park buscando encontrar buenas sensaciones al ritmo de carrera que tendré que llevar al día siguiente a la maratón. 

Me encuentro muy cómodo. Vuelvo al apartamento, ducha y bajo al supermercado a complementar mi cena de tupper que me he traído de casa, comprando fruta y agua. Todo listo. Preparo el material para el maratón del día siguiente (dorsal, zapatillas, camiseta, pantalón y geles para la nutrición). Todo preparado: cenar y descansar. Y recibimos las últimas instrucciones del coordinador de las liebres para la reunión o breefing que realizaremos antes de la salida.

El día D

Domingo, 2 de octubre 2022, día de la Maratón de Londres. A las 6h suena el despertador. He pasado buena noche y me siento descansado. Me preparo y salgo a por el metro para llegar al punto de salida, situado en el parque de Greenwich, en el otro extremo de Londres. En el metro me encuentro a unos compañeros, liebres como yo.  Vamos juntos a tomar el tren de cercanías que nos llevará hacia allí. Por cierto, el transporte público de Londres: tren, metro, bus, es gratuito el día de la carrera para todos los corredores.

Al tomar el tren te empiezas a hacer la idea de la magnitud del evento, todo lleno a reventar. Y es que 45.000 corredores llenarán las calles de Londres esta mañana. Llegamos a destino y vamos al breefing de las liebres. Son las 8h y mi salida como liebre más rápida de 3h está en la ola 3 de la zona de dorsales azules a las 9h 49 min.

Reunión de liebres pesada, en una sala pequeña de un hotel. El coordinador se excede en las instrucciones. Acabamos a las 9h, justo para salir del hotel y tomar la foto oficial de todo el equipo de liebres.

Liebre Manaton london

De ahí me dirijo a mi ola de salida (ola 3 y color azul), repartidas en 4 zonas diferentes (roja, amarilla, azul y

verde) dentro del parque de Greenwich.

Empieza mi maratón de Londres 2022

Esperamos 10 minutos antes de la salida y cuando empezamos a salir, en los primeros metros ya nos encontramos los corredores de ritmo más lento de la ola que había salido antes. Es bastante difícil correr a ritmo para bajar de las 3 horas y tener que ir sorteando a corredores durante todo el maratón. Es uno de los puntos que debe mejorar el maratón de Londres. Creo que las olas de salida deberían hacerse por marcas acreditadas. Es decir, los corredores de ritmo más rápido delante, sino ralentizas mucho a los corredores rápidos y no permites la fluidez del resto de participantes.

Empezamos el maratón haciendo «eses» esquivando a mucha gente para mantener el ritmo objetivo de 4’15» el km o 6’52» la milla.

Los primeros 3 kilómetros se hace muy difícil poder correr con tanta gente. A pesar de disponer calles anchas, hay mucha gente que se acumula a ritmos lentos. Mantengo un ritmo estable entre 4’10» – 4’15» el km hasta el medio maratón. Paso London Bridge y consigo juntar a un grupo de unos 10 corredores que siguen el ritmo sin desfallecer. Llevamos 1′ y 20» de ventaja al tiempo previsto.

A partir del km 30, empiezo a mirar las millas y veo que, pese a ir por debajo del tiempo para marcar 3h al final de carrera, no se ajustan al tiempo previsto en la chuleta de tiempo de paso. Entonces, decido cambiar la estrategia y adecuar el tiempo de paso a millas y no en kms. Para ajustarlo aprieto el ritmo progresivamente, lo que me cuesta perder alguna unidad del grupo. Pero acabo ajustando el tiempo en las millas hacia la 22.

La última parte del recorrido apenas tiene desnivel y se disfruta mucho porque está lleno de público animando. Recta hasta el Big Ben, giro a la derecha y recta larga hasta el palacio de Buckingham. Allí giramos a la derecha y encaramos la recta de meta. Últimos 200 metros espectaculares con la recta hasta la meta en una zona repleta de gradas, con televisiones y prensa por todos lados. Allí freno algo el ritmo para disfrutar de la meta, ya que llevábamos algo de ventaja sobre el tiempo previsto para bajar de las 3 horas. Y dejo a los corredores que me seguían que aceleren el ritmo y disfruten de su momento. Yo me recreo para disfrutar de un momento tan mágico y voy chocando las manos con el público asistente, así como agradeciéndoles sus ánimos.

Cruzo la meta con 2horas 58 minutos 50 segundos, dentro del tiempo previsto que nos permitía la coordinación de las liebres. 

A partir de de cruzar la meta, una liebre recibe la recompensa a su trabajo bien hecho en función de los agradecimientos de los corredores que lo han estado siguiendo durante la carrera. Recibo el agradecimiento de mucha gente y eso me reconforta para seguir haciendo mi trabajo de liebre lo mejor posible y seguir preparándome para ello. Son momentos que no se pagan con dinero, solo con ver las caras de felicidad de los corredores que han cumplido su objetivo, hace que todo haya merecido la pena.

Y ahora a seguir con nuevos retos y nuevas experiencias. 

Entradas recomendadas