Las carreras más extremas del mundo (II)

Si tuviste a bien leer el anterior artículo, pudiste corroborar que el ser humano es capaz de convertir el pueril acto del correr, en un estado en el que se busca la práctica más descerebrada.

Si te quedaste con ganas de más, te dejo a continuación otra selección de las carreras más extremas del mundo, que dejarán exprimido cual guiñapo al sufrido participante, mientras tu las conoces desde la comodidad y seguridad que te proporciona la pantalla de tu dispositivo.

Diagonale des Fous

O lo que es lo mismo; la diagonal de los locos. Elocuente, ¿verdad?.

En Isla de la Reunión, un lugar exuberante en medio del Océano Índico, cada mes de octubre,  sus entusiastas y alegres habitantes se vuelcan en la carrera de la que se sienten orgullosos.

Una carrera, por cierto, con más antigüedad que la más conocida y mediática UTMB, en Europa.

Las carreras más extremas del mundo (II)
Acceso al Cirque du Mafate. Foto: Turismo Isla Reunion

El corredor experimentará el estruendo en forma de alegría y empuje de todo el pueblo, en los 4 kilómetros más espectaculares que se puedan disfrutar en la salida de una carrera.

A continuación, el objetivo está claro: cruzar la isla de sur a norte, trazando una línea en diagonal, de ahí el nombre de la carrera.

La distancia a recorrer es la nada despreciable cifra de 164 kms., acumulando un desnivel positivo de 10000 metros aproximadamente. En ese sentido,  muy similar a la célebre UTMB.

El techo de la carrera se sitúa en los 2400 metros de altitud y a medida que el privilegiado participante va sumando distancia, recorrerá lugares que con seguridad, causarán profunda impresión, como el volcán Piton des Neiges, o el Cirque du Mafate. 

El trazado es exigente, con cientos de escaleras de todo tipo. A ello sumamos el clima cambiante y húmedo de la isla. 

Pero si esto fuese poco, los participantes tienen prohibido utilizar bastones. Una carrera de esa distancia y desnivel sin bastones, es un todo un reto en sí mismo.

En esta carrera, lo normal es ver corredores durmiendo a cualquier hora, a un lado del camino, en cualquier lugar. Resulta realmente chocante.

En pocas carreras el corredor se quita y se pone el impermeable tantas veces. El clima es tan caprichoso, que puede cambiar en minutos, al cambiar de ladera, o girar el sentido de la marcha tras una cima.

Badwater

Nada menos que 217 kilómetros en pleno Valle de la Muerte (California), en el mes de junio, donde se pueden alcanzar los 49º a la sombra. Como si no hubiese nada más que hacer en California.

Las carreras más extremas del mundo (II)
Cuenta la leyenda, que en la Badwater, las suelas de las zapatillas se derriten

Con salida en el punto más bajo de América del Norte (85 metros por debajo del nivel del mar), y llegada a Whitney Portal a 2530 metros de altitud, enlaza 3 cadenas montañosas que suman un desnivel positivo de más de 4400 metros.

En 1987, año en el que se convirtió en una carrera organizada de forma oficial, tomaron la salida 5 corredores. 

Sin embargo, en la edición de 2021 de la Badwater, hubo 84 participantes de los cuales, 68 llegaron a meta, lo que supone un 81% de éxito. Una barbaridad (para bien) teniendo en cuenta las condiciones de la carrera.

La organización no ofrece ningún tipo de ayuda, y por tanto, en la carrera no hay avituallamientos ni nada que se le parezca, por lo que cada participante ha de buscar -léase reclutar- cómplices -léase ayudantes- para llevar a cabo su empresa.

No es raro ver a participantes metidos en neveras instaladas sobre pick-ups, o bañeras llenas de hielo junto al trazado oficial, a pie de carretera,  para bajar la temperatura corporal. Tan solo por esto, ya merece estar entre las carreras más extremas del mundo.

Tampoco es extraño ver participantes con gorros e inventos caseros de dudoso gusto, en los que introducen hielo. Cualquier cosa para sobrevivir a las vicisitudes que se plantean durante esos 217 kms., que han de conseguir recorrer en menos de 48 horas.

Los que logran finalizar dentro de esa franja horaria, podrán lucir una aparatosa hebilla en el cinturón de sus tejanos. Muy rudo, yankee 100%, y poco aconsejable para frecuentar aeropuertos.

Para acceder a esta carrera, los aspirantes han de rellenar una solicitud, que la organización revisará lupa en mano. En caso de ser admitido, se realizará el pago de 1495$.

En caso de querer un dorsal garantizado si o si, con un pago en concepto de donante benéfico de 7500$, el asunto queda resuelto.

Everest Marathon

El Tenzing Hillary Everest Marathon es el maratón más alto del mundo, con la  línea de salida a una altitud de 5356 metros (¿suficiente para estar entre las carreras más extremas del mundo?),  en la cascada de hielo de Khumbu, y con un trazado lineal.

Las carreras más extremas del mundo (II)

La fecha de celebración, el 29 de mayo,  es la misma en la que en 1953, se realizó el ascenso de Tenzing Norgay Sherpa y Sir Edmund Hillary a la cima del techo del mundo. Una efeméride a la altura del evento.

Recorrer la zona más alta del planeta, rodeando monasterios, atravesando puentes colgantes y lugares exóticos, como el Monasterio de Tengboche,  es una experiencia única, en la que la capacidad pulmonar ha de estar alineada con la de la billetera.

La inscripción cuesta 500 dólares, y para completar la experiencia, siempre tendremos a nuestra disposición diversos paquetes para pasar 19 días de aclimatación, a partir de 2700 dólares

Self Trascendence 3100

La estrambótica forma de recorrer 3100 millas (4989 kms), dando vueltas alrededor de una gran manzana en Nueva York, rodeando un campo deportivo, un patio de recreo, y una escuela de secundaria. Es decir, un circuito de 900 metros. No hagas números.

Las carreras más extremas del mundo (II)
Los participantes de la Self Trascendence dan vueltas a una manzana de 900 metros. Foto: 3100Srichinmoyraces.org

Ideada por un maestro espiritual, atleta, músico y poeta, que en su idea de la autotrascendencia y el triunfo del espíritu humano proporciona inspiración, resultó ser el germen de esta carrera que tiene un gran trasfondo espiritual e iniciático.

La carrera se lleva a cabo entre junio y agosto, y el participante dispone de 52 días, lo que da como resultado una media de 96 kilómetros por día.

A las 6 de la mañana se da el inicio, hasta las 12 de la noche. Y así 52 días.

En cada vuelta, el avituallamiento está preparado para atender las necesidades del corredor. Mientras, un voluntario da vueltas al circuito en bicicleta para garantizar la seguridad de los corredores en las horas de poca luz.

De las solicitudes recibidas para participar, únicamente se seleccionan entre 10 y 15 atletas, en función de su currículum deportivo. A fecha de hoy, únicamente 49 personas han conseguido finalizar semejante barbaridad.

Precisamente por los días necesarios para alcanzar la meta, y recorrer esa ingente cantidad de millas, la podemos considerar una de las carreras más extremas del mundo.

Dragon´s Back Race

Como tantas otras, la Dragon´s Back Race está considerada la carrera de montaña más dura del mundo. Que manía tienen los organizadores en la búsqueda del “más y más”, y de colgarse el títulos.

Sea como fuere, si que podríamos considerarla una de las más duras de Europa, la más exigente de Reino Unido, y probablemente, también de las carreras más extremas del mundo.

Se trata de una carrera de 6 etapas, 380 kms., y 17400 metros de desnivel positivo.

En esta carrera el participante decide a que hora empieza a correr, eso si, el tiempo límite para llegar al campamento itinerante, es a las 10 de la noche.

En el campamento encontrará comida caliente, con la original idea de ofrecer noches  temáticas, es decir, menús variados como “noche india, noche francesa, noche mexicana, noche asiática, noche italiana, y noche galesa”.

No está nada mal. No todo van a ser penalidades.

El recorrido es tremendamente técnico, de hecho, está tan roto y escarpado, que tiene una gran similitud con la columna vertebral de un dragón gigante, de ahí que la inspiración para el nombre de la carrera sea tan evidente.

Cada etapa tiene una distancia de entre 49 y 70 kms. en los que encontrará un punto de avituallamiento oficial, y con suerte, algún punto más de agua.

Es obligatorio que el corredor pase por ciertos puntos donde el chip registrará su tiempo y rigurosidad a la hora de realizar el recorrido, que por cierto, no está marcado, por lo que se ha de seguir el track en un GPS.

Es curioso, que en la lista de material, el GPS y el calentador de manos son elementos opcionales, pero eso si, el bolígrafo resistente al agua, es obligatorio. ¿Que estamos a correr o a escribir?

El precio de la aventura son 1660€., y a modo de recibida te sueltan: “ no te hagas ilusiones, esto no es una carrera de trail”. La primera en la frente.

Ha sido difícil escoger 5 carreras para este artículo, pues en el humano habita la maldad suficiente para maquinar carreras retorcidas, y gracias a ella, la continuidad de esta sección queda abierta.

Bon apetit.

También te podría interesar: Las carreras más extremas del mundo (I)

Entradas recomendadas