CRAFT CTM Ultra Trail. Análisis y opinión

Desde Suecia llega la CRAFT CTM Ultra Trail. La novedad de la marca para otoño/invierno destinada a la larga distancia. El nombre no deja lugar a dudas. Las cosas claras desde un principio. 

Las siglas CTM (Craft Tailored Motion) clarifican que tenemos en las manos “lo mejor de la casa”. Solo basta dar un vistazo al catálogo de la marca, para darse cuenta que bajo un diseño sobrio, con alguna brizna de locura expresada en forma de decoración geométrica u orgánica, la marca sueca pone el foco en una identidad muy marcada que da como fruto, productos que -personalmente- calificaría como premium.

Visualmente, la CTM Ultra Trail me gusta. Muestra una apariencia que combina a la perfección lo discreto y lo valiente. De aspecto musculoso, contundente y sinuoso, resulta en una silueta ciertamente poderosa.

El color verde de la cubierta, con el suave azul de la enorme mediasuela, a juego con cordones, crea un conjunto con esencia natural; vegetación y agua. Es lo primero que me vino a la mente. Siempre intento encontrar algún paralelismo cuando tengo en las manos por primera vez un modelo de zapatillas, y en este caso, la imagen de naturaleza primigenia se originó de forma natural.

Claras intenciones

Aunque el recurso de introducir el término Ultra Trail en el nombre de un producto como unas zapatillas, pueda resultar obvio de cara a “vender” sus características, en esta CTM está muy bien traído. 

Y es así,  porque la zapatilla muestra unas cualidades que la habilitan -efectivamente- para larga distancia. Detalles como el generoso perfil, la amplitud en la caja de dedos, y la transpirabilidad, ponen de su parte para que las horas se vayan sumando sin sensación de culpabilidad.

Suela «ultrera»

Una de las manías que tenemos los que nos gusta la ultradistancia, es darle la vuelta rápidamente a la zapatilla en el momento en que la tenemos en la mano. 

Conocer el tipo de suela, es algo mecánico, y por qué no, obsesivo. En este caso, la CTM Ultra Trail propone una suela segmentada entre parte delantera y trasera con escasa separación en la zona del arco plantar.  La sección que queda libre de caucho, deja a la vista y en contacto con el suelo la espuma de la mediasuela, que tampoco sufrirá en exceso, gracias a su elevada densidad.

En sí, la suela se muestra sólida, ya que no tiene vaciados entre los tacos para tratar de ahorrar peso, por lo que la fiabilidad durante todo el test ha sido máxima. En este caso, el caucho no lleva el sello Vibram, como si lo hace su hermana Ultra Carbon Trail (260€) equipada también, con placa de carbono como habrás podido interpretar al leer su nombre.

La concepción y planteamiento del taqueado es sencilla, sin diseños excesivamente angulosos o laberínticos. En definitiva, acorde a la imagen general de la zapatilla. Como ves, nada desentona en esta zapatilla. Soluciones sencillas (que no simples) que pretenden y resultan ser funcionales.

Por tanto, en la zona delantera un diseño triangular de generoso tamaño, se alterna con filas de asistencia de menor tamaño. Todas ellas, orientadas en el sentido de la marcha, para favorecer la tracción. En el talón, sin embargo, cambia el aspecto; aquí los tacos se muestran más chatos, o chafados (en área, no en altura), con menor superficie los que quedan en el interior, y más amplios en el exterior. 

En este punto, yo hubiese preferido una posición a la inversa. Es decir, que los tacos de mayor apoyo estuviesen en el interior, para tener mayor base y contacto cuando pronamos. 

Este aspecto me parece importante, especialmente en modelos para larga distancia, en los que hay marcas que aplican una doble densidad en la mediasuela para contrarrestar la rotación hacia el interior. A pesar de una discreta altura de 3’5 milímetros, los tacos han aguantado el tirón, dando a entender, que su vida útil va a ser razonablemente larga.

¿Hubiese preferido el compuesto Vibram que monta el modelo Ultra Carbon Trail? Rotundamente sí, para qué engañarnos, pero más por adherencia en según qué superficies, que por durabilidad.

Si bien es cierto, que el rendimiento de la suela que monta la CTM Ultra Trail en terreno duro y abrasivo es satisfactorio, por el precio de venta que tiene, creo que ese “extra” (montar suela Vibram) podía encajar en el escandallo de costes. 

Me hubiese gustado disfrutar de los beneficios de contrastada solvencia que proporcionan las suelas de los Magos de Caucho. Además, creo que el diseño que se ha escogido para este modelo, hubiese sido buen aliado de la marca de suelas estrella para zapatillas de montaña.

CRAFT CTM Ultra Trail. Análisis y opinión

Amortiguación escultural

Que el diseño de la mediasuela llama la atención, es evidente. Su altura y forma orgánica, con un gran peso visual situado en la trasera, tiene cierto magnetismo. Atrae sin ningún tipo de reparo. Confieso sin sonrojarme, que estuve un buen rato mirando y dándole vueltas a las zapatillas, sin dejar un rincón por escrutar.

Saliéndose de las normas no escritas, pero en cierto modo establecidas para zapatillas de larga distancia, esta CRAFT, sube su perfil hasta provocar un drop de 10 milímetros (para larga distancia es usual un drop entre 6 y 8 milímetros).

Para escoger la denominación de la espuma, en CRAFT no han buscado ninguna denominación complicada: UD Foam ha sido el nombre seleccionado. Se trata de un material relativamente denso, de unos 50-53 grados según mis mediciones. Es decir, muy por encima de su competencia.

Lo bueno, es que para compensar esa firmeza, encontramos una plantilla muy confortable y de agradable tacto. De ahí su grosor y por tanto, su peso (37 gramos de plantilla).

Esta plantilla, es la encargada de dulcificar el tacto en el íntimo contacto con el pie, compensando la consistencia de una mediasuela, que no va a flaquear mostrando una colección de venas horizontales, en forma de líneas de compresión.

La CRAFT CTM Ultra Trail se mueve bien en terreno duro y rocoso

Cubierta muy coherente

La cubierta tiene un diseño más bien minimalista; pocos elementos bien distanciados. Cada uno ocupa su lugar de forma ordenada y con férrea disciplina. El que más presencia tiene sin duda, es el contrafuerte trasero que en este caso confía más en las costuras de una máquina de coser, que de termoencolar.  Una pieza no demasiado rígida, pero sí lo suficiente para acoger el calcáneo sin bloqueos. 

La puntera es generosa; bien marcado el uñero y con los laterales prolongados para proteger la siempre crítica área de flexión. En el diseño y el proceso se ha acertado, ya que no se ha despegado en ningún punto, hasta el punto de que el tejido también ha acompañado audazmente en ese punto clave de estrés.

Exteriormente no vamos a encontrar más elementos que distraigan la atención, ya que el refuerzo en la zona media que conecta mediasuela con cordonera, está en el interior. La pieza de microfibra realiza su trabajo, en la sombra. Y lo hace realmente bien, porque es la gran responsable de la sujeción en la zona media, en la que ha de asistir con decisión a una cordonera algo remolona. Me explico.

La cordonera me parece curiosa, ya que:

Primero; presenta 4 ojales más el adicional, por tanto, algo inusual. Muy bien los cordones planos aunque les cuesta un poco correr entre los ojales.

Segundo, la posición es muy retrasada. Empieza a cerrar entre 20 y 25 milímetros más atrás que su competencia.

Al detenerme en la horma, intuí libertad de movimiento en la caja de dedos, cosa que efectivamente, sucede. No alcanza los niveles de Topo o Altra, pero sigue siendo amplia. Al ser un punto alta de techo, la sensación de movilidad (o libertad) en esa parte delantera, todavía es mayor.

Y por último, podría parecer que la sujeción se verá comprometida, cuando en realidad, cumple razonablemente bien con su labor. Pero como digo, el soporte lateral de microfibra, mucho tiene que ver. La estructura que aporta, es incuestionable.

También es cierto que la lengüeta es muy envolvente (va sujeta a los laterales) y nada más introducir el pie, lo notamos muy abrazado. Pero bien abrazado; acogido, sin ser agobiante. 

Todo esto, hace que a pesar de la composición y en la forma en que se organiza la cordonera, no me haya resultado necesario utilizar el ojal adicional.

La CRAFT CTM Ultra Trail sobre terreno de pinaza y hojas

El tejido que monta esta CTM se desmarca del resto de modelos del catálogo, y tiene un aspecto algo “rústico”. Es muy poroso y abierto. En los días de calor con los que me tocó lidiar durante la prueba, recibí con alivio el flujo de aire que se introducía a través su amplia trama, como «Pedro por su casa».

En condiciones climáticas opuestas, en una jornada lluviosa por ejemplo, comprobé que el agua sale del interior, a la misma velocidad que entra.  Además, gracias al material en el que está fabricado la plantilla extraíble, no absorbe nada de agua, por lo que el secado interior es realmente rápido, con la consecuencia de tener una sensación durante el rodaje totalmente confortable.

CRAFT CTM Ultra Trail. Análisis y opinión

Toca meterse en faena…

A pesar de su carácter ciertamente rodador, me ha parecido una zapatilla que ofrece más de lo que puede parecer a simple vista. Me explico: viendo la configuración de la suela (me refiero a la poca agresividad y altura de los tacos), daríamos por supuesto que su terreno ideal debería ser poco complicado, aunque duro, y sólido. 

Es decir, senderos bien pisados o bien, zonas rocosas. Evidentemente, es ahí donde mejor se desenvuelve, no te quepa duda. Aunque lo cierto, es que la solidez de la amortiguación, y la amplia superficie de contacto de la que dispone la suela, ofrece más seguridad de la que se intuye simplemente observando el taco.

Por tanto, en zonas de piedra suelta obtenemos el control y la estabilidad necesaria, que facilita el paso en ese escenario. Por supuesto, el tacto -firme- de la mediasuela, el grosor de la plantilla interior que edulcora el tacto, y los 25 milímetros de altura que dispones si pisas de antepié, son capaces todos ellos, de mantenernos aislados de los elementos más agresivos, a pesar de la ausencia de placa anti rocas. Realmente no la he encontrado a faltar. No me ha parecido necesaria, y el ahorro de peso y coste, se agradece.

Cintura de avispa

Toda la anchura que vemos en la zona delantera, la pierde en zona media y trasera, donde la zapatilla adelgaza a lo bestia, siendo una de las mediasuelas más estrechas tanto en la parte de arco, como en el talón.

Te dejo un par de ejemplos, en la siguiente infografía.

La CRAFT CTM Ultra Trail queda a medio camino de una ASICS Trabuco 10, y una BROOKS Caldera 6

A pesar de la altura en la parte trasera (35 milímetros), no me ha parecido inestable. Con un compuesto más blando, no me cabe duda de que sería una zapatilla un tanto ingobernable (especialmente para el corredor de mayor peso, talonador o de tobillos laxos).

Como digo, gracias a la espuma UD Foam, esto no sucede. Por tanto, celebro esa generosa anchura delantera (si pisas de ante o mediopié, lo agradecerás) y el tacto firme de la mediasuela, y extremadamente agradable de la plantilla interior, que dicho sea de paso, no recalienta el pie, a pesar de no estar microperforada.

Forzándola (o intentándolo, más de la cuenta)

En terrenos con desniveles de ascenso pronunciados, podemos progresar punteando sin problema, ya que la caja talonar queda fijada en el calcáneo sin necesidad -en mi caso- de utilizar el ojal adicional. Al no tener unos acolchados sobredimensionados, hay menos movimientos internos. 

En bajada sucede lo contrario; a pesar de lo voluntariosa que se muestra la microfibra interior y la envolvente lengüeta, me gustaría un puntito más de sujeción en esa zona media para que el pie se deslice menos hacia delante.

Respuesta dinámica y peso

La respuesta dinámica podría ser mucho mejor si el peso fuese más contenido. Y es que aunque el rocker tiene protagonismo, y la posición en la zapatilla lo potencia (la caída de talón-puntera en 10 milímetros), el peso la penaliza.

Te dejo esta tabla comparativa con sus rivales.

La CRAFT CTM Ultra Trail, frente a algunos modelos que podrían ser competencia

De todos modos, para ritmos de “ultratrail”, para esos entrenos o salidas a 5:20- 6 min./km me ha gustado. Realmente se pueden hacer salidas muy, muy largas, y lo que es mejor; cuanto más he rodado con ellas, mejor me he sentido. 

La adaptación a la zapatilla ha sido gradual, muy natural, sin dilatarse en el tiempo, con un grado de satisfacción y confort realmente alto, proporcionando de forma simultánea, un apoyo completo en toda la zona plantar, sin puntos de presión.

A ello, sumo la durabilidad de la suela, que comparada con algunos modelos, cumple (y con mucha diferencia), por lo que es un modelo que (siempre según el terreno de uso), te va a acompañar durante muchos kilómetros.

Tipo de usuario/corredor

Si utilizas plantillas personalizadas, no vas a tener problema (el acceso al interior es bueno),  pero vas a perder el tacto de una extraordinaria plantilla interior.

Esta CMT Ultra Trail, me parece una interesante opción para corredores de peso alto, que van a valorar la amortiguación suficiente para rodar durante horas, pero sin que se chafe simplemente en estático, en el mejor de los casos.

A pesar de que el drop 10 es totalmente válido para talonadores, la medida exterior en la zona de talón -como he comentado-, es estrecha y podrías notar falta de apoyo. Eso sí, en caso de que tu técnica de carrera quede fuera de dudas, será un mal menor que no te influirá negativamente.

Si no es el caso, y talonas irremediablemente, la zapatilla te va a ayudar, pues la suela se prolonga lo suficiente hacia atrás para no castigar en exceso la espuma amortiguante, liberándola de posible abrasión.

Si eres corredor de larga distancia, y lo tuyo son los kilómetros sin complicaciones, vas a encontrar una zapatilla con la que pasar muchas horas, con soliloquios que contarte y kilómetros por recorrer, gracias a su calidad de rodadura, y durabilidad.

CRAFT CTM Ultra Trail. Análisis y opinión
Puntos positivos y negativos de esta CRAFT CTM Ultra Trail

También te podría interesar: Saucony Xodus Ultra. Análisis y opinión

Entradas recomendadas