Entrenar por la tarde

Si no te gusta madrugar o, simplemente, prefieres acabar el día con lo que más te gusta; la mejor opción es correr por la tarde. Sin duda, es el momento del día en que nuestro cuerpo estará más despierto y puede responder mejor a determinados estímulos. Además, es cuando sale a correr la mayoría de gente; por lo que si te gusta el running social, será el momento idóneo.

Ventajas principales

  • Cuerpo despierto. Una de las principales ventajas de entrenar por la tarde es que tu cuerpo y mente estarán mucho más despiertos que si lo haces recién salido de la cama. Eso sí, puede que acumules cansancio, sobe todo si tienes un trabajo muy físico, o que tu cabeza no esté por lo que tiene que estar.
  • Running social. Si lo que te gusta es entrenar en grupo o con amigos, casi seguro que tendrás que hacerlo por la tarde. Aunque hay algunos grupos madrugadores, la mayoría de gente suele salir a correr por la tarde. ¡Busca el grupo que mejor se adapte a tus objetivos y a disfrutar!
  • Acaba el día con una sonrisa. Otra de las cosas buenas de correr cuando acaba el día es que te permitirá irte a dormir con una sonrisa, sobre todo si el entrenamiento ha salido como esperabas. Esa sensación de haber cumplido te ayudará a sentirte mejor contigo mismo.

Inconvenientes de correr por la tarde

  • Puede que no llegues. El día a día está lleno de contratiempos e imprevistos. Si te dejas el entreno para la tarde/noche es posible que te surja algún deber que te obligue a saltarte tu rutina. Es importante ser disciplinado y alejarse de las excusas 😉
  • La familia. Llevas todo el día fuera de casa y, cuando sales del trabajo, te vas a entrenar. Si tienes familia, es importante que haya un buen entendimiento en estos temas o te costará mantener tu pauta de entrenamiento.
  • Piernas hinchadas. Uno de los inconvenientes de correr por la tarde es que te puede provocar una sensación de piernas hinchadas y te sea difícil conciliar el sueño. Si corres por la mañana también puede pasarte, pero tienes el resto del día para ir «soltando» y llegar a la cama con las piernas más relajadas.

Si, por el contrario, eres de los que prefiere madrugar, no te pierdas este otro artículo.

Entradas recomendadas