Topo Cyclone en color White/Lime para hombre

En un anterior artículo, analicé la Phantom 2, de la marca americana Topo.  Esa Phantom, es el modelo más amortiguado, y está concebido para rodajes largos y entrenos de volumen.

En este artículo, te hablo de un modelo contrapuesto. Se trata de la Cyclone, el modelo más ligero y reactivo de Topo (con permiso de la ST-4 de drop 0, y más radical en ese sentido, incluso en sus perfiles).

Concepto y público objetivo

Cuando tenemos un modelo ligero en las manos, tendemos a pensar en un público objetivo habitualmente ligero, e interesado en el rendimiento y las sensaciones en distancias cortas o medias.

Esta Cyclone no es un modelo radical. No va a ser imprescindible, e incluso necesario exprimirse haciendo series. Tampoco ser un corredor de peso pluma.

Este modelo ofrece confort, aunque los ritmos no bajen de 4min/km. No es necesario, aunque en cierto modo, incita a ello, dicho sea de paso.

La Cyclone ofrece sensaciones de ligereza en marcha, sin machacarnos con unas reacciones tan vivas que lleguen a ser incómodas si no nos estamos moviendo al ritmo que se podría considerar “ideal” para este tipo de productos que se les presupone un carácter orientado los resultados.

Una mediasuela balanceada

El sistema de amortiguación que utiliza Topo en sus modelos (lejos de complejas excentricidades), funciona y lo hace francamente bien, y en esta Cyclone no iba a ser menos.

Para darle personalidad propia a este modelo en lo que se refiere al carácter de la mediasuela, la marca ha optado por unos perfiles generosos, y doble densidad.

Por tanto, tenemos 23 milímetros de altura en metatarsos, y 28 en el talón, lo que da un resultado de 5 milímetros de drop. Una cifra a la que Topo le tiene muy tomada la medida, pues 3 modelos de su catálogo de trailrunning, fundamentan su jerarquía en esta medida.

En cuanto a la doble densidad, vemos que toda la plataforma externa es de una sola pieza (a pesar mostrar una doble tonalidad, que es únicamente estética). 

Esta pieza es la de mayor densidad. Es la que nos va a proporcionar estabilidad y se va a encargar de la recepción.

Lo que  va a conceder suavidad en todo el ciclo de transición, va a ser la pieza interna, que queda encapsulada por esa “jaula” que llamamos mediasuela. Como unas muñecas “matrioskas”. Es parte del denominado sistema ZipFoam.

Esa pieza interna, que ocupa la parte interior de forma generosa tiene una densidad realmente baja, unos 35 grados, frente a los 49 grados de la parte visible externa.

Este binomio, se entiende a la perfección, y actúa con equilibrio, sin ningún tipo de desajuste que evidencie carencia de ningún tipo.

De ahí, lo que decía al principio; si vamos a un ritmo cómodo para nosotros, no perdemos confort. 

Es algo que me sorprendió gratamente, pues hay modelos cuya concepción es tan milimétrica y encorsetada, que deja poco -o ningún- margen a ciertos usos.

Este comportamiento, facilita que podamos recorrer distancias realmente interesantes. 

Aún así, en caso de querer competir, únicamente recomiendo su utilización en maratón, si pretendemos estar por debajo de las deseadas 3 horas.

Si estás por encima de ese tiempo, te recomiendo la Phantom 2 del anterior artículo, o un término medio como las Ultrafly 3, que analizaré próximamente.

Minimalismo preciosista

La cubierta o upper, muestra un cuidado diseño, muy al estilo de la marca. Su ADN es inequívoco. Es de aquellos modelos, que aunque te lo mostrasen con el logotipo tapado (isotipo, en este caso), sabrías con poco margen de error, que tienes delante una Topo con todas las de la ley.

Para conseguir los 236 gramos en número 44 (10USA), se ha recurrido a una malla monocapa sin elasticidad.

Es realmente fina, hasta el punto de cuestionaros su durabilidad. Para asistir mínimamente a este tejido y proporcionar algo de soporte, se ha recurrido a un fino exoesqueleto en microfibra, que dibuja unas líneas longitudinales y transversales en la caja de dedos.

Este esqueleto, se fusiona con la protección de la puntera, y con la zona media-trasera.

Los acabados internos no decepcionan. Esta microfibra presenta perforaciones (especialmente en la zona media) que facilitan la ventilación, que como era previsible, resulta extraordinaria a pesar de que esa zona media coincide con el emblema de la marca en el exterior en TPU, pero al no ser excesivamente aparatoso, evita que penalice.

Eso si, no hay nada más. Ningún tipo de contrafuerte ni soporte en la zona de calcáneo. Tampoco acolchados. La microfibra, y nada más.

Si tienes el tobillo laxo, o sencillamente prefieres algo más de soporte, como he comentado más arriba, te recomiendo su hermana Ultrafly 3 (282 gramos en número 44 o 10USA).

Ten en cuenta 2 cosas: las Topo, fiel a sus principios, son amplias en la caja de dedos. 

A este detalle, súmale el minimalismo del upper, y obtendrás una zapatilla en la que vas a ser tú mismo. Van a ser tus medios y habilidades  propioceptivas las que te van a solventar la papeleta.

La zapatilla, en ese sentido, no te va a asistir.

Rendimiento y sensaciones

Cuando estrené estas zapatillas, venía de varios días con su hermana más amortiguada, la Phantom 2, precisamente de correr la media Maratón de Madrid, haciendo de acompañante y “liebre particular” en la franja de las 2 horas. Ni que decir tiene lo bien que funcionaron. 

Evidentemente, tras las decenas de kilómetros que llevaba con ese modelo más “trotón”, cuando me calcé las Cyclon, la sensación instantánea, es que estaba en una especie de purasangre, de raza, pero con la que puedes ir a disfrutar, y no necesariamente desviando la vista al GPS para ver los parciales en los laps.

Una zapatilla disfrutona. ¿Queremos apretar? Dale. Vamos a ir rapidito.

¿Que hoy queremos rodar más largo? Sin problema. El tacto de la mediasuela, nos lo va a permitir. 

Eso sí, ojo si tu peso se acerca peligrosamente a los 80kgs, porque entonces, has de replantear la distancia.

Bien es cierto, que puedes tenerla como zapatilla para sesiones de series o entrenos donde prima la calidad al volumen.

Hablemos de durabilidad. Si no tienes tendencia a levantar el dedo gordo, y a perforar todo tipo de uppers que se te pongan por delante, estas Topo Cyclone no van a sufrir más de lo que pueda hacerlo cualquier otro modelo

La suela tiene el suficiente grosor en el talón y puntera como para aguantar varios centenares de kilómetros, a pesar de que la zona media, queda desprovista de caucho. Algo habitual en la mayoría de marcas, cierto es.

Los acabados no decepcionan, como ya nos tiene muy bien acostumbrado Topo. Buenas terminaciones, buenos detalles y materiales, como la plantilla Ortholite, que utiliza la marca en todos sus modelos. 

Prueba del mimo que pone Topo en los detalles, es el trabajo realizado en la lengüeta, por el propio diseño y ejecución, además de la practicidad de dos minúsculos pasadores que marcan el camino a seguir a los cordones, y aseguran de ese modo, que quede en su sitio, ya que esta lengüeta no va sujeta a los lados.

Si pudiese escoger, escogería para esta Cyclone los cordones de su hermana Phantom 2, planos y anchos, mucho más prácticos y cómodos que los que monta ésta.

En resumen, si te gusta la percepción de amplitud en la caja de dedos, quieres huir de las prominentes amortiguaciones tan en auge, y buscas un producto con cierto aire premium, considera esta opción de Topo.

Datos y precio

Peso pie izquierdo: 236 gr. (núm. 44, 10USA)

Peso pie derecho 239 gr. (núm. 44, 10USA)

Drop 5 (23mm. metatarsos, 28mm. talón)

Precio: 149€

Toda la info y modelos de la marca en: topoathletic.com

Topo Cyclone en color White/Lime

Entradas recomendadas