Maraton de chicago 2022

¿Cómo un tipo de 35 años que nunca estuvo vinculado al deporte ha dejado su huella personal en el Maratón de Chicago 2022, convirtiéndose en el español mejor clasificado? Nos lo cuenta el protagonista

Mi nombre es Jaime Gutiérrez @yonkidelrunning, soy de Alcazarén un pequeño pueblo de Valladolid. Mi historia es sencilla: quería cambiar mi estilo de vida y me puse a correr.

Después de correr alguna que otra carrera popular por la provincia, me lancé a mi primera media maratón en 2016 (Mérida), con un tipo de 1h51´27”. Y después de correr ese mismo año las de Medina del Campo y Valladolid (1h47´27”y 1h33´10”), quise descubrir la sensación del maratón. Madrid fue la elegida y acabé absolutamente maravillado con mi gesta personal de finisher (3h21´33”).

Desde entonces no he parado de hacerlos; como que llevo 32. Gran parte de ellos como liebre 3h. Aunque cuando tengo oportunidad también marco las 2h45 y las 2h50. He tenido la espectacular oportunidad de ser liebre de la élite femenina en el maratón de Roma en 2022 y también del ultrafondista español Iván Penalva en el campeonato sueco de 100k en 2022. Un amplio currículo que a priori irá agrandándose con el paso de los meses, puesto que me he colocado, afortunadamente, con mucho esfuerzo y dedicación, como una de las referencias europeas en este menester de ayudar a los demás a conseguir sus objetivos.

chicago marathon

Hablemos del Maratón de Chicago 2022:

La Cuidad el Viento no estaba entre mis planes a corto plazo, pero un cambio drástico en ellos hizo que mi segundo Major tras Belín´19 (2h39´14”) fuera la pista de baile ese 9 de octubre. La primera parte del año había sido bastante intensa, habiendo corrido 11 medias maratones (competitivas), 9 maratones y dos ultramaratones (6 ore di Roma y Trippelen Oslo), pero eso no me detendría para intentar volar el estado de Illionis.

Apenas 20 días después de mi última competición, que fue en Oslo haciendo de pacer de 3h en su maratón, y corriendo la media maratón y el 10000 a continuación (con una hora de “descanso” entre prueba y prueba -73.3 kms, posición 6ª en 5h13´51”-). Siete días después de Noruega, se celebró en Valladolid la media maratón, por lo que aproveché e hice “el test”. Resultado más que satisfactorio: MMP 1h12´10”. ¡Estaba todo listo!

Mi viaje comienza el martes previo a la carrera. Es mi primera vez en América y quiero hacer todo el turismo y adaptarme a la zona horaria lo antes posible. Tras los obligados cruceros por el Lago Michigan, subida a la espectacular torre Willis y visita a las playas y parques de la cuidad, así como todo el inmenso centro de la ciudad, me acerco a la Expo el jueves a primera hora, ubicada en McCormick Place.

maraton chicago 2022

La Feria del corredor

Feria de corredor del Maratón de Chicago 2022 es acorde con el nivel del evento, amplia y muy bien organizada. Recojo dos dorsales, obviamente el del maratón, y a parte el del 5k Abbott Chicago, que se celebra el sábado a las 7:30 de la mañana y que me viene al dedillo para hacer mi típica activación de 20 minutos pre-maratón. Una bonita camiseta del evento nos alegra la cara a todos. Y el “merchan” nos invita a comprar los productos (un servidor se resiste).

Nike como marca principal y decenas de stands de nutrición y zapatillas, así como Garmin o Coros, nos hacen deleitarnos con los productos del momento. Una vez visitada la parada obligatoria, toca descansar para el mencionado 5k.  El sábado, no tengo desayuno en mi hostel, por lo que, por una vez, entrenaré en ayunas. Me coloco en primera línea y que grata sorpresa: casualmente coincido con la maratoniana olímpica Maria José Pueyo.

Salgo con un ritmo controlado de 3´20/km, carrera rápida y disfrutona, por los aledaños de Central Park, para que, en cuestión de 17´01”, cruce la línea de meta. Puesto 26 de la general. Me voy a la ducha y a desayunar más contento de lo que me levanté. ¡Como para no estarlo! Una activación a la altura de las circunstancias que se deberían dar al día siguiente.

Resto de sábado, la mar de tranquilo, con paseos cortos y desconexión con buenos reencuentros.

Empieza la Maratón de Chicago 2022

Llega el domingo. Me levanto a las 5 am hora local. Desayuno normal, con mi café con leche y tostadas. Me cambio, y directo a la zona de salid. No sin antes pasar por el guardarropa. Mi hostel, está a 500 metros, absoluta comodidad para el calibre de la ciudad. Una vez hecho esto, busco mi cajón. Pasados los dos controles de seguridad, y con mi mono blanco para respaldarme del frío, comienzo a moverme estáticamente para no coger frío.

En este momento, un tipo y yo nos miramos fijamente: …Jaime?!, digo: te conozco. Dime de dónde o cuándo. Pues resulta que es Rubén Hernández, un abulense que conocí en la línea de salida de Berlín, en idéntica situación a la de Chicago. Comenzamos a trotar juntos dando vueltas por dentro del cajón y mientras, nos ponemos al día. 

Va llegando la hora H. La élite está en otro cajón. Ellos salen 2 minutos antes que los primeros populares y eso repercute en mi primera posible estrategia: la de unirme al segundo grupo de la élite femenina para aguantar hasta donde pudiera su ritmo. En este momento, otro chico nos pregunta por nuestro objetivo, y yo, esperanzador suelto un ¡2h30!. Me dice que el también, así que compartiremos carrera (en teoría). Suena el himno de los Chicago Bulls y eso hace que empiecen a dar señales de vida los nervios que dejé en Valladolid.

Los/as morenos/as y compañía se alejan y salimos nosotros. Ritmo muy controlado y cómodo de 3´30/km, clavando los miles casi a la perfección. Paso los parciales de 5k, 10k y media maratón en 17´43”, 35´27” y 1h15´07”. Ya hemos salvado los puentes del río Chicago varias veces y nos adentramos por los barrios de Loop, Near North Side, subido al norte de la cuidad para dar la vuelta a la altura de Pine Grove. Enfilamos, ya en el km23, Greektown. Ese es el lugar del paso de la media, mi crono marca el pk21 en 3´50, un repecho largo y el grupo ya desaparecido hacen perder segundos respecto la velocidad de crucero, por lo que el km22 intento recuperar esa pérdida y aprieto un poco (3´20).

La segunda media maratón

En ese preciso momento me hago una pregunta: Jaimito, ¿serás capaz de hacer una segunda parte, igual, o un poco mejor que la primera? La respuesta es rápida y claro: NO. Mi compañero ya se había descolgado. Iba solo, bueno, realmente, con dos corredores más, que se aprovechan de mi rebufo y no dan opción a hacer yo lo mismo. Mi carrera ha cambiado. En el km27 tomo mi primer gel (nunca los tomo). Más bien medio. Porque sé que no me dará el motor para acabar a ritmo sin un poco de gasolina.

Mi ritmo lo he bajado a un constante 3´36/km. Me siento cómodo, la carrera se me está haciendo muy rápida y llevadera. Entramos en Chinatown sobre el 34 y ahí noto el cambio. Pájara de las buenas. Mi cabeza empieza a pedir la hora, por lo que me tomo otro medio gel. Aprieto los dientes en los repechos, aprovecho las bajadas y mantengo en los llanos. La temperatura sigue siendo perfecta, aunque el viento sopla un poquito más que a primera hora. Con el paso por el barrio Dougles y South Commons ya sólo queda disfrutar de la carrera en sus últimos kilómetros, escasos 4 para la gloria.

Chicago maraton 2022

Esa gloria de acabar Maratón Chicago 2022 con una mejor marca personal. Esa gloria de haber intentado hacer una locura de un sub2h30 llevando un año pletórico de éxitos y haberme quedado cerca. Haciéndome creer y saber que es cuestión de entrenar específicamente para ello. Último giro a derechas con las calles llenas de espectadores, con una rampa parar salvar las vías del tren y ya está: al fondo se ve el arco de meta.

Turbo hasta la meta

Pongo el turbo y acabo con un sprint a ritmo de 3´10. Tiempo oficial: 2h32´05”. Puesto 164 de la clasificación absoluta (unos 42.000). Mejor marca personal rebajada en 45 segundos. Primer español en entrar en uno de los seis maratones más importantes del mundo. Brazos en alto, seña de identidad (corazón con las manos), sonrisa intacta, y comienzo a llorar. Lágrimas de alegría, de esfuerzo, de sacrificio, de orgullo, de felicidad, de cómo un tipo de 35 años que nunca estuvo vinculado al deporte ha dejado su huella personal en Chicago Marathon 2022.

Una vez mi medalla en el cuello todo es maravilloso. Fotos y más fotos, llamadas, noticias, abrazos, más lágrimas, pero sobre todo ¡EMOCIÓN!

De la zona de meta a la grabación de medalla (en los Majors sí lo contrato). Por cierto, horrorosamente mal organizado, ya que teníamos que ir a la Nike Shore situada a 2 kilómetros. Que teniendo en cuenta que mi vuelo salía poco después de acabar, me supuso un poco de estrés. Claro, que no es lo más normal volverse a España el mismo domingo después del evento. 

Maraton de chicago opinion

Lo vivido en Chicago ha sido una experiencia brutísima, algo a la altura de las circunstancias, que firmaría ahora mismo si las que vengan fueran iguales. Aunque hasta ahora no me puedo quejar de las anteriores.

…y mi cartucho para atacar el sub2h30 será en… atentos a www.yonkidelrunning.com

Salud & kms

Entradas recomendadas