5 consejos imprescindibles para volver a correr en septiembre (sin lesionarse)
Te damos 5 consejos para volver a correr en septiembre sin lesionarte

Septiembre es sinónimo de vuelta a empezar y muchas veces agradecemos la vuelta a las rutinas. Por eso, te daré 5 consejos imprescindibles para volver a correr en septiembre (sin que te lesiones).

Debemos tener en cuenta que, si hemos estado parados muchos días o semanas, volver a empezar no va a ser cosa de cuatro días. Además, nuestro cuerpo habrá perdido forma física, que básicamente es tono muscular y capacidad cardiovascular. Hay que ir con especial cuidado si hemos subido peso, a más peso más carga en nuestros tendones y más impacto en nuestras articulaciones.

1. Establece una rutina

Procura marcarte qué días y en qué hora podrás ir a correr a lo largo de cada semana. Fija este horario para ti, nada de compromisos, reuniones, ni otras distracciones.

Cumple con la regla de los 21 días. Va muy ligada a establecer la rutina que, una vez marcada, hay que procurar cumplirla durante 21 días seguidos para que tu cuerpo se acostumbre a ella.

2. Empezar progresivamente

Es común empezar con muchas ganas al principio, pero hay que dosificar este ímpetu. Nuestra memoria puede ser traicionera, no debemos hacer aquellos entrenos con los que terminamos la temporada. Empieza muy progresivamente, con 20 o 30 minutos de carrera continua suave incrementando sesión a sesión hasta los 40 o 50 minutos durante las 3 o 4 primeras semanas.

3. Combina otros deportes

Es interesante añadir otras disciplinas deportivas en el entrenamiento, cómo puede ser la bicicleta, elíptica, natación, etc. Para evitar sobrecargar nuestra musculatura con un mismo gesto deportivo cómo es el correr. Además, estas sesiones al no haber impacto pueden ser más duraderas.

Si llevas algún quilo de más, puedes empezar con más sesiones de elíptica, natación o bicicleta y progresivamente sustituirlas por sesiones de carrera a pie.

4. Trabajar la fuerza

Los ejercicios de fuerza nos ayudarán a coger forma física rápidamente. Empezar con un circuito a la semana de fuerza con calistenia (sin pesas, sólo con el propio cuerpo).

Si tienes poca fuerza de voluntad puedes realizar ejercicios de pesas al gimnasio o si aun eres más perezoso busca una clase dirigida de Pilates. La fuerza, además de mejorar nuestro rendimiento, nos ayudará a prevenir lesiones.

5. Ponte en manos de profesionales

Una revisión médico-deportiva cómo puede ser una prueba de esfuerzo, es muy aconsejable una vez al año.

Visitar el fisioterapeuta a las pocas semanas de empezar puede ayúdate a quitar las molestias musculares más comunes de las sobrecargas debido al reinicio del entrenamiento.

Finalmente, si te planteas progresar en tus entrenamientos sea el nivel que sea, contacta con un entrenador especializado en carrera a pie, aparte de evitar lesiones por sobre entrenamiento disfrutarás el doble de la temporada que empiezas.

Más información en: Clínica Miostaf

También te podría interesar: 4 ejercicios para fortalecer los isquiotibiales

Entradas recomendadas